100 millones de miembros de IKEA family (30.000 nuevos cada año) y 389 almacenes (puedes ver aquí el mapa interactivo) son la mejor prueba de las capacidades de la propuesta logística IKEA. Sólo en Europa, el grupo de origen sueco tiene 268 puntos de venta (Statista) y un catálogo de tirada anual con miles de productos, donde, sólo los tornillos empleados en sus muebles varían entre las 800 y 1.000 clases diferentes (Telegraph).

 

Créditos fotográficos: TonyBaggett

En un escenario así, ¿cómo controlar la logística de la cadena de suministro? ¿De qué modo es posible minimizar la sobrecarga?

 

TEXT - TOFU - Enfoque customer-driven

 

El éxito de la logística IKEA

Colaboración, sostenibilidad, innovación y visión son las 4 claves que definen el éxito de la logística IKEA. Pequeños gestos, decisiones acertadas y a tiempo, que han conseguido grandes cambios a mejor en la eficiencia de la compañía, como los que tienen que ver con:

a)       Colaboración: unas sólidas relaciones con proveedores caracterizan la logística IKEA. Además de prestar atención a los costes, algo esencial, el gigante sueco se esfuerza por trabajar el compromiso con sus socios. IWAY es el nombre de su política interna, aplicable a todos sus proveedores, y que determina los estándares que son aceptables para la compañía. Para formar parte del equipo y colaborar con IKEA hay que trabajar por reducir las emisiones de carbono, no aceptar el trabajo infantil y luchar por la igualdad de géneros, entre otros. (“El 50% de las posiciones de liderazgo están ocupadas por mujeres”. IKEA).

b)      Sostenibilidad:  se trata de uno de los elementos más importantes de la declaración de la misión de IKEA (IWAY) y, uno de los principios que guía sus decisiones. Una de ellas fue el renunciar a los sistemas habituales de almacenaje, sustituyendo el pallet de madera por uno de plástico 100% reciclable (copolímero de polipropileno) que, además pesa mucho menos.

c)       Innovación: otra decisión a destacar en las muchas que han marcado el camino hacia el éxito de la logística IKEA tiene que ver con su búsqueda de la eliminación del desecho. En especial, en lo que respecta a envases y embalajes, los responsables de la logística IKEA no descansan en su afán de optimización. La mejora continua es su meta y por eso, destacan por una atención constante al empaquetado, algo que les ha llevado a reducir el tamaño de algunos productos para mejorar la eficiencia en términos de packaging, eliminando espacios vacíos en las cajas. Este tipo de decisiones repercuten de forma directa en el número de ítems que pueden transportarse por pallet y, por tanto, contribuyen a la reducción de la huella de carbono de forma determinante (Aquí puedes leer más de sus soluciones y proyectos en relación con el cambio climático).

d)      Visión: la combinación de almacén con tienda minorista es una solución genial que logra ahorrar un desplazamiento de la mercancía. Mientras que la experiencia de los consumidores equivale a la de su visita a cualquier otro comercio minorista, las ventajas se multiplican en términos de un inventario mucho más nutrido que el que puede mantenerse en un establecimiento normal, eliminación de la necesidad de transporte desde el centro de distribución hasta el local comercial y posibilidad de que el cliente salga de allí con los productos elegidos y sin necesidad de esperar a que le sean entregados en otra fecha. Este planteamiento ahorra un traslado de los bienes en la planificación de la cadena de suministro y elimina la necesidad de vehículos de transporte para enviar productos desde un almacén a una tienda minorista. Esto reduce las emisiones, así como los costes de combustible.

¿Inspirado para una mejora de los procesos al estilo de la logística IKEA?

 

POST - TOFU - Enfoque customer-driven