Logística JIT y la influencia del internet de las cosas

La estrategia “Justo a tiempo” que viene del inglés “just-in-time (JIT)” se utiliza desde hace años en el proceso de producción; pero la globalización de los mercados, el incremento de la rivalidad entre empresas de un mismo sector y, la cada vez mayor, prosperidad del ecommerce ha propiciado que las técnicas utilizadas en el JIT se estén adecuando a la logística de la supply chain.

JIT

Créditos fotográficos: istock shutter_m

JIT adaptado a los nuevos métodos de fabricación supone una gran influencia sobre la logística, a la cual, se le exige trabajar con la máxima eficacia. Un procedimiento JIT requiere que la relación entre los proveedores y los clientes B2B sea sencilla, clara y eficiente para las dos partes.

Como antes se ha nombrado, el auge del comercio electrónico, el avance de las nuevas tecnologías y la mayor exigencia del consumidor han vuelto a poner en el escenario a la metodología JIT en la logística. Junto al Internet de la cosas, que poco a poco va penetrando en las empresas, hace que la logística actual, que cuente con los principios del JIT y los nuevos métodos propiciados por el Internet de las cosas, aumente las posibilidades de entregar valor y servicios a los clientes.

El Internet de las cosas o “IoT”, que son las siglas de “Internet of things”, es un sistema de instrumentos electrónicos de negocios que lleva implementados unos sensores que les permiten comunicar y analizar su situación para responder a los cambios del exterior justo a tiempo.

 

Beneficios del “Internet de las cosas” en logística

Son múltiples los beneficios que el Internet de las cosas aporta hoy en día a los servicios logísticos, concretamente en tres grandes áreas: la cadena de suministro, el almacén y el control de la flota.

Cadena de suministro
La incorporación de los sensores y la interconexión contribuyen a que las actuales supply chain sean más seguras, capaces y fiables. En la fabricación se reducen los errores por escasez de materias primas, al ser más sencillo y asequible el control de las mismas. Se mitigan las posibles ineficiencias por cuellos de botella, al tener un mayor control sobre las corrientes de producción, etc.

Esto tiene como consecuencia, que las actuales cadenas de suministros que utilicen estos métodos sean más exactas y minuciosas, además de impulsar aún más la metodología JIT. Así pues, los encargados de la logística de la empresa requerirán un mayor cumplimiento en los plazos de entrega que, a raíz de esta minuciosidad de la cadena, se están haciendo más ajustados.

De esta manera, las empresas también sabrán mejor qué tiempo se ha utilizado en la producción, el almacenaje y el transporte del género, además de controlar in situ el estado de los pedidos que van en camino hacia sus clientes, localizando demoras y posibles progresos.

Almacén
El almacén también se verá beneficiado de las nuevas tecnologías y potenciará las características básicas de una estrategia Just in Time.

Las estanterías pueden estar dispuestas de sensores de peso y dimensión para identificar si una caja o pallet que recientemente ha sido colocado está en el lugar que le corresponde o si la posición o localización que ha dispuesto el trabajador es la correcta o no.

Las carretillas también pueden estar dotadas de instrumentos que prevengan ciertos accidentes laborales como algún sensor que indique la cercanía de un objeto o de una persona, incluso que se pare si existe una distancia muy corta.

Otro uso puede ser la optimización del itinerario para evitar costes innecesarios, ya que los metros recorridos serían los adecuados.

Control de la flota
El IoT posibilita, aparte de saber dónde están los vehículos en cada momento, instalar sistemas que indiquen cuál es el operario más apropiado para llevar a cabo un envío o, a través de la recolección de datos, qué ruta es la más oportuna para un reparto determinado.

También puede automatizarse la temperatura del contenedor que transporta la mercancía para que, si por cualquier motivo no se encuentra a la temperatura adecuada, se active cierta alarma que avise al conductor y pueda remediarlo antes de que sea tarde.

De la misma manera, se pueden instalar sensores de movimiento que avisen sobre posibles fracturas y así disminuir el tiempo de reacción ante estos incidentes.

 

Post relacionados:

CTA - eBook - Técnicas de motivación y gestión de equipos
Publicado en Noticias Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management