Logística outbound, cuestión de rendimiento

Atrás han quedado los días en que las cadenas de suministro podían permitir que sus sistemas de gestión de almacén operasen al margen de sus actividades de gestión de transporte. En el entorno exigente actual, la logística outbound cobra importancia ya que las empresas no pueden permitirse el lujo de perder las ganancias que han construido en otras áreas de su supply chain por causa de una ejecución ineficaz en la carretera o en el almacén. La solución pasa por integrar.

 

Logistics fields word cloud

Créditos fotográficos: istock rs-photo

Integración y logística outbound

La integración entre las funciones de inventario y transporte, que parte de una necesaria compartición de datos de calidad, implica varias ventajas para la cadena de suministro.

  1. Mejora de las comunicaciones a lo largo de la cadena.
  2. Mayor visibilidad en tiempo real entre los sistemas de transporte y de gestión de almacén.
  3. Aumento del rendimiento y la rentabilidad, gracias a la creación de flujos de trabajo interdepartamentales en toda la cadena de suministro

Sin embargo, para que la integración de la logística outbound sea un éxito, las empresas deben determinar dónde están sus prioridades.

Es cierto que al integrar los sistemas tecnológicos entre estas dos áreas se tomarán mejores decisiones, también es verdad que se ganará en eficiencia, pero hay que observar algunas precauciones.

La gestión de todos los aspectos de una cadena de suministro con distribución multicanal, necesidades multimodales y requisitos elevados de servicio no es sencilla. Hoy día, los responsables del supply chain requieren una mayor visibilidad y mayor control que nunca para asegurarse de que los productos adecuados serán entregados exactamente cuándo y dónde se necesitan.

Adaptarse a este mercado en constante cambio es un desafío diario para el que la gestión de inventario juega un papel clave. Desafortunadamente, los modelos de gestión de operaciones tradicionales todavía separan la gestión del transporte y almacén, cuando, en realidad, ambas se encuentran estrechamente enlazadas. Es difícil de gestionar el inventario de almacén sin visibilidad sobre la penetración del flujo de productos de entrada y salida a una instalación de distribución. Aquí es donde la logística outbound debe marcar la diferencia y romper con el pasado.

Para que las empresas puedan obtener los beneficios completos de este tipo de solución integrada, deben determinar primero cuál es el modelo que mejor se adapta a sus necesidades y objetivos de negocio. No es lo mismo:

Que la gestión esté impulsada por el transporte: en este caso el peso y volumen de los productos sería un dato determinante para la toma de decisiones, igual de importante que el diseño de las rutas adecuadas. Mediante la inversión en software de última generación es posible garantizar el pleno aprovechamiento de la capacidad de transporte y asignar dinámicamente rutas, dos de los objetivos prioritarios.

– O que se halle impulsada por la función de almacén: modelo de logística outbound en que cada warehouse funcionaría a altas capacidades atendiendo siempre a las limitaciones de espacio físico. Las principales preocupaciones orbitarían en torno a los niveles y mezcla de pedidos, así como la utilización óptima del espacio. La elección tecnológica habría de buscar la automatización, complementándose por soluciones o aplicaciones de gestión de tareas.

 

Post relacionados:

 

EOP - CTA BOFU Blended POST

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con: