El transporte intermodal tiene el poder de actuar como catalizador de la cadena de suministro. Es fuente de ventajas competitivas y así lo saben sus usuarios, que, desde los años 80 hasta hoy se han incrementado exponencialmente.

1

Sin embargo, en lo concerniente al transporte intermodal, como ocurre en cualquier otro medio de transporte, existen tres principios inquebrantables: mantener los costes bajos, el nivel de servicio alto y permanecer bien informado y permanentemente actualizado. En principio, podría decirse que cualquier acción que se encamine en una dirección que no sea la marcada por estas recomendaciones terminaría abocando al fracaso, más tarde o más temprano. Para ser más específicos, hemos recopilado los 8 errores más críticos en gestión del transporte.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma grauita de nuestra guía sobre exportación

TEXT - TOFU -  Transporte intermodal

Los 8 errores en gestión del transporte intermodal que más pueden perjudicar a tu empresa

Entre los fallos que mayor impacto causan en los resultados globales de la empresa, a nivel de costes, sostenibilidad e imagen de marca se encuentran los 8 errores críticos en cuanto a la gestión del transporte que se citan a continuación:

  •  Falta de sincronización: entre proveedores, transporte, compañía y clientes.
  •  Falta de actualización: que aumenta el riesgo de multas y sanciones, además de hacer perder oportunidades.
  •  No automatizar los procedimientos rutinarios: aumentando las posibilidades de error, omisión o incumplimiento.
  •  No evaluar la auto-facturación: es necesario establecer ratios de auditoría de calidad para poder detectar desviaciones y monitorizar la evolución.
  •  No perseguir la eficiencia de costes: alejándose de una optimización de las frecuencias de servicio y precio.
  •  No tratar de establecer programas de colaboración con otros contactos de la red: para aumentar el ajuste, proporcionando flexibilidad en base a una planificación y previsión conjunta.
  •  No contar con una plataforma centralizada desde donde compartir información: un paso que resulta fundamental en la práctica si se quieren optimizar la actualización de los datos y fomentar un entorno colaborativo.
  •  No haber implementado un scorecarding 360º: los cuadros de mando integrales contribuyen a alcanzar una necesaria visión única.

Mejores prácticas que ayudan a evitar grandes errores en la gestión del transporte

Evitar estos fallos, que pueden causar un significativo impacto negativo en el resultado de las operaciones y en la sostenibilidad del negocio, es más sencillo si se aplican algunas de las mejores prácticas para la gestión del transporte.

Según un informe del grupo Aberdeen:

  •  El 88% de las empresas que han logrado potenciar la colaboración entre transportistas, proveedores y clientes para crear procesos de transporte más económicos afirman que ello ha sido decisivo para la mejora global de sus resultados.
  •  Para el 73% de la muestra, resulta crucial el crear un proceso de transporte más centrado en el cliente.
  •  La sincronización de actividades resulta significativa y de gran impacto en el balance global de la compañía para el 66% de los encuestados.

Podría concluirse que, entre las mejores prácticas para la gestión del transporte intermodal y otros medios se encuentran:

  •  Optimizar la utilización de la flota para reducir al mínimo los viajes vacíos, que suponen un riesgo y un coste sin aportar nada a cambio.
  •  Lograr una visibilidad completa de las operaciones actuales y futuras, incluida la capacidad de la flota, los pedidos y los tiempos de tránsito.
  •  Explorar planes recomendados antes de seleccionar, para lo cual es indispensable contar con una plataforma de trabajo integrada donde la información se pueda compartir con las redes.
  •  Establecer una estrategia y un plan de monitorización partiendo de la definición de indicadores clave de gestión relevantes para las operaciones. Éstos habrán de basarse siempre en objetivos realistas y alcanzables, que habrán de sujetarse a monitorización a partir de las métricas obtenidas.
  •  Simular escenarios hipotéticos y comprender el impacto sobre estos indicadores en cada caso, para minimizar el riesgo.
  •  Buscar la actualización a nivel económico, político, sectorial y social.
  •  Siempre actuar teniendo en mente la perspectiva del cliente para la toma de decisiones, ya que su satisfacción es lo más importante para el futuro del negocio y una de las claves del transporte intermodal de éxito.

Aplicando estas buenas prácticas a la gestión del transporte intermodal y conociendo los errores a evitar es factible el garantizar el crecimiento de la organización en las mejores condiciones y prevenir situaciones que pudiesen menoscabar su reputación, rendimiento, relaciones o resultados.

Post relacionados:

POST - TOFU - Transporte intermodal