Los megacamiones podrían solucionar algunos de los retos de las nuevas cadenas de suministro y sus estrategias omnicanal y, sin embargo, en las carreteras europeas, más que ventajas, plantean nuevos desafíos que hacen dudar de los beneficios de esta forma de organizar el transporte de mercancías por carretera. ¿Qué puede más, sus ventajas o los inconvenientes que presentan?

Driving a Semi-Truck along the highway road.

Driving a Semi-Truck along the highway road.

Créditos fotográficos: istock Paul Branding

Megacamiones: una decisión complicada

Los megacamiones se caracterizan por su longitud y capacidad, de ahí el prefijo “mega”, que se añade a este tipo de vehículos con 25,25 metros de largo y un peso de hasta 60 toneladas, cuando operan a carga completa.

Los puntos fuertes de esta modalidad de transporte por carretera tienen que ver con:

  • Resultan muy versátiles para apoyar un sistema de transporte multimodal, que es el idóneo para garantizar el abastecimiento en respuesta a una estrategia omnichannel.
  • Requieren de un menor número de envíos por carretera para cubrir el mismo volumen de carga. Esto significa menos conductores, menos gasolina y una logística simplificada. Los defensores de los megacamiones alegan que su introducción en la función de transporte de supply chain contribuye a reducir los costes unitarios de carretera en recorridos de larga distancia hasta en un 25%.

Pero, para muchos, estos beneficios no superan a los problemas que plantea la introducción de los megacamiones en las carreteras de nuestro país. Algunos de los desafíos tienen que ver con la seguridad, otros con la infraestructura y también existen limitaciones relacionadas con la realidad del transporte de carga. Los inconvenientes más destacables de los megacamiones son los relacionados con:

  1. Infraestructura.
  • Los mega camiones requerirían nuevos caminos y carriles adicionales.
  • Sería necesaria la ampliación de las rotondas, áreas de estacionamiento y vías de acceso.
  • Los pasos a nivel también tendrían que ser adaptados, así como los puentes.
  1. Entorno.
  • La introducción de este tipo de vehículos implica un aumento de la contaminación.
  • Los niveles de ruido también se incrementarían, con los consiguientes trastornos para los ciudadanos.
  1. Logística.
  • Si con camiones de medidas más reducidas ya resulta complicado lograr alcanzar la utilización completa, habría que optimizar al máximo las cadenas de suministro para poder asegurar siempre una carga máxima.
  • Caso de lograrse, la concentración local de este tipo de volúmenes de carga conduciría a la necesidad de centros de distribución de mayor tamaño.
  1. Seguridad.
  • -En la actualidad, los accidentes de tráfico con resultado crítico o fatal muestran una participación alta de camiones, por lo que la introducción de camiones más pesados y más largos sólo podría empeorar estos resultados.
  • Por supuesto, la convivencia con motos, bicicletas y peatones podría tener unos efectos muy perniciosos.

No sólo en España sino en toda Europa, plantearse la introducción de megacamiones como parte de la cadena de suministro va en contra de las últimas tendencias en supply chain comunitarias, que apuestan por una distribución más uniforme de otros modos de transporte que permita una red más estable y saludable.

 

POST - TOFU - eCommerce