Mejora continua: la línea más recta hacia el cliente en supply chain

La gestión de la cadena de suministro es una carrera hacia la mejora continua, una lucha por el ajuste y una fuente insaciable de desafíos para quienes se encargan de buscar el equilibrio.

iStock_000004652924_Small

Créditos fotográficos: istock slava_vn

Durante los últimos años, las empresas se han centrado en la reducción de costos de la cadena de suministro, como una manera simplista de entender esta gestión lean o ajustada aplicada a la logística. Sin embargo, en muchas ocasiones, aunque sus esfuerzos se han visto recompensados en materia de ahorro, el balance global no ha sido positivo debido a la aparición de contratiempos inesperados. Con la aplicación de algunos de estos recortes se ha quedado mucho por el camino, no sólo en términos de oportunidades de reducción de costes, sino también en lo que respecta a productividad y calidad.

Lean se centra en la identificación y eliminación de residuos. Estos desechos no son sino todas las actividades que no aportan valor para el cliente. Después de todo, la orientación al cliente es un enfoque lógico, ya que son ellos quienes consumen el producto o servicio final, pagando por ello; por lo que es, además, justo que se dirija hacia su satisfacción el esfuerzo de valor añadido de la transformación de materias primas en productos terminados.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre eficiencia de costes logísticos y CdS customer driven

TEXT - TOFU -  Eficiencia Costes logísticos

El cliente: la clave de la mejora continua en supply chain

Para lograr la mejora continua, lo primero que hay que hacer es detectar las áreas donde se puede lograr un mayor rendimiento, una mejor calidad. Generalmente, tal y como dicta el Taiichi Ohno de Toyota suele tratarse de:

  • Aprovisionamiento.
  • Almacén e inventario.
  • Transporte.
  • Servicio al cliente (atención o post venta).

En la mayoría de las cadenas de suministro, el ciclo completo de tiempo está compuesto principal (y sorprendentemente) de residuos. La causa no es otra que el mínimo esfuerzo que se emplea en añadir el valor que se logra de adoptar el punto de vista del cliente.

Con este rasero se pueden empezar a implementar acciones encaminadas a la mejora continua, adecuando procesos y operaciones a una forma de entender el supply chain como medio para lograr la satisfacción del cliente:

  • Buscando la reducción de los tiempos de tránsito y de espera.
  • Mejorando la calidad y sostenibilidad de las materias primas.
  • Reduciendo costes gracias a una mejor previsión de la demanda que disminuye los gastos asociados a la función de almacén y la sobreproducción.
  • Disminuyendo al máximo los defectos en base a la monitorización a través de métricas y las acciones de seguimiento.
  • Minimizando los tiempos de respuesta al cliente.

Además, en esta búsqueda de la mejora continua desde la gestión ajustada de la cadena de suministro, no hay que caer en el error de considerar el supply chain como un ente lineal. Para lograr optimizar resultados, fortalecer relaciones y aprovechar oportunidades hay que buscar la integración, que sólo se producirá tras experimentar una visión global de extremo a extremo que consiga representar la cadena de suministro como un mapa de flujos de valor.

 

Post relacionados:

POST - TOFU - Eficiencia costes logísticos [Duplicate]

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con: