Misión, visión y estrategia corporativas

Las compañías exitosas comparten una peculiaridad: una estrategia empresarial clara, bien orientada y bien comunicada. Sin una estrategia, las empresas transitan a ciegas, sin carta de navegación que las oriente para no ir a la deriva.

La estrategia se compone de tres conceptos que deben estar claramente definidos y cuyo mensaje deben ser fácilmente comprensible por todos sus stakeholders: son la misión, la visión y los valores. La diferencia básica entre la misión y la visión es que responden a preguntas distintas: “¿cuál es nuestra razón de ser?”, para la misión, y “¿qué queremos ser?”, en el caso de la visión.

La misión define la razón de ser de la empresa y el porqué de su existencia. Es la esencia de su ser. Es una declaración duradera acerca de cuál es su propósito, su negocio y su valor agregado. Una buena misión se alinea, además con sus valores fundamentales. Sólo de forma excepcional, la misión podría cambiar en el tiempo, pero no es algo que suela ocurrir.

estrategia de operaciones misión

Este post trata sobre la estrategia en una empresa, como la estrategia de operaciones, y su papel como elemento clave para el éxito . Si quieres saber mucho más sobre este tema, descarga nuestra guía gratuita Aspectos clave de la Estrategia de Operaciones:

TEXT - TOFU - Aspectos clave estrategia operaciones

¿Cuál es la diferencia entre misión y visión?

La misión permite que las personas y equipos se orienten en una misma dirección y dota de estructura y coherencia al diseño de estrategias, fijación de objetivos, ejecución de tareas y, en general, facilita la toma de decisiones. Sirve como elemento cohesionador y motivante que favorece la integración, implicación y compromiso de sus miembros, que se sienten identificados con ella. Gracias también a la misión, las compañías gozan de una identidad propia que las distingue de las demás de su mismo sector, que las hace únicas frente a clientes, proveedores y otros agentes externos. Por todo lo anterior, una clara y adecuada comunicación de la misión entre las personas y equipos implicados resulta del todo esencial.

La visión, en cambio, establece las metas de lo que la empresa desea conseguir en el futuro, que es lo que quiere llegar a ser. Sirve como orientación acerca del camino a seguir, inspira y motiva a los equipos a seguir adelante en su propósito. Por eso las metas deben ser realistas y asumibles, y la visión debe estar claramente enunciada. Por supuesto, la visión debe también estar en concordancia con los valores y la misión de la compañía.

Los valores como base de la estrategia empresarial

En cuanto a los valores empresariales, éstos son las creencias básicas compartidas que emanan de las personas y equipos que componen una empresa. Rigen su comportamiento y definen las formas cómo se hacen las cosas, por lo tanto se encuentran en la base de la estrategia empresarial. Cada decisión que se toma y cada acción que se ejecuta deben estar alineadas con los valores corporativos, que permanecen estables en el tiempo. Es la única manera de que las empresas puedan garantizar su éxito, cuando cada paso que da y cada uno de sus actos están fundamentados en los valores de la empresa.

Como resumen de todo lo anterior, podemos afirmar que sin misión, visión y valores no es posible definir una estrategia empresarial exitosa. Estos tres elementos se sitúan en la base y constituyen la esencia de la compañía, su identidad y la razón de su existencia; son los que proporcionan cohesión, coherencia y significado a la estrategia.

¿Has encontrado interesante este artículo? Si quieres saber mucho más sobre la estrategia de operaciones, no dejes de consultar estos artículos relacionados con ella:

POST - TOFU - Aspectos clave estrategia de operaciones actual [Duplicate]

Créditos imagen: Stuart Miles / FreeDigitalPhotos.net

Publicado en Haz crecer tu Supply Chain Etiquetado con: