Modelos de referencia para evaluar el rendimiento empresarial

En la actualidad, hay multitud de modelos de referencia que permiten evaluar el rendimiento de una empresa de forma rápida y sistemática.

En este post presentamosel Modelo Europeo de Excelencia Empresarial, conocido como Modelo EFQM de Excelencia, que está patrocinado la propia EFQM y por la Comisión de la UE, que tiene como objetivo ayudar a las empresas a conocerse mejor a sí mismas, tanto en cuanto a su estructura y organización interna como a su funcionamiento, con el fin de mejorar su actividad y su rendimiento.

Gestión de stocks

si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre estrategia de operaciones

TEXT - TOFU - Estrategia marca blanca

Este modelo, que ganó el Premio Europeo a la Calidad, fue anunciado por primera vez por la EFQM en 1991, bajo el patrocinio de la Comisión Europea. En octubre de 1992 se entregaron los premios por primera vez y en los años sucesivos se fueron incorporando pequeñas modificaciones y especificaciones, a la vez que se crearon versiones especiales para organizaciones y servicios públicos, y para PYMES.

Se trata de un modelo no normativo, fundamentado en una autoevaluación que se basa en un análisis detallado del funcionamiento del sistema de gestión de las empresas usando como guía los criterios del modelo. Su aplicación no supone en ningún caso una contraposición a otros enfoques empresariales, incluidos la aplicación de determinadas técnicas de gestión, la normativa ISO o las normas industriales específicas, sino que más bien se trata de la integración de los mismos en un esquema de gestión más amplio y completo.

El modelo EFQM de Excelencia se fundamenta en un conjunto de criterios de excelencia empresarial que abarcan todas las áreas del funcionamiento de la organización, y que permiten evaluar el comportamiento de la empresa en cada uno de estos criterios. Y se fundamenta en dos tipos de criterios básicos:

  • Los agentes, que corresponden a los aspectos del sistema de gestión de la empresa (en el que se incluye la gestión de stocks y compras) y que deben tener un enfoque fundamentado e integrado con otros aspectos del sistema de gestión. Su efectividad tiene que revisarse con periodicidad, para aprender y mejorar.
  • Los resultados representan lo que la empresa consigue para cada uno de sus actores o agentes participantes, es decir, los clientes, los empleados, la sociedad y los inversores. Estos resultados tienen que mostrar tendencias positivas, y compararse de forma favorable con los objetivos de la propia empresa y con los resultados de otras empresas de la competencia, asimismo, es importante que estén causados por los enfoques de los agentes y que abarquen todas las áreas relevantes.

En resumen, la utilización sistemática y periódica e este modelo por el equipo directivo de una empresa, sea del tamaño que sea, permite el establecimiento de planes de mejora basados en hechos objetivo, junto con la adopción de una visión común sobre las metas que se quieren alcanzar y las herramientas que se quieren utilizar. En definitiva, la aplicación del modelo basa en una comprensión profunda del modelo por parte de todos los niveles de dirección de la empresa, así como en una evaluación de la situación de la misma en cada uno de sus sectores y departamentos.

Post relacionados:

POST - TOFU - Estrategia marca blanca [Duplicate]
Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con: