Normas ISO 9000: las respuestas para un buen sistema de gestión de calidad

Cuando una empresa decide implantar una norma ISO de calidad, sobre todo si es la primera vez que lo hace, se plantean una serie de preguntas fundamentales para dar el primer paso. Seguro que algunas de las preguntas que se responden a continuación ya se hayan planteado en su empresa, y serán de gran utilidad, y si no han surgido todavía, este post servirá para tomar una decisión adecuada en cuanto a las normas ISO.

¿Qué es una norma ISO y para qué sirve?

La ISO (International Standard Organization u Organización Internacional de Normalización) es una organización internacional encargada de promover el desarrollo de normas internacionales de fabricación de productos o servicios, comercio y comunicación para empresas de cualquier tipología o sector. Lo que pretende es buscar una estandarización a nivel internacional para empresas públicas o privadas, de manera que un usuario pueda adquirir un producto o servicio con unos procesos y resultados equiparables en todo el mundo.

¿Por qué un sistema de calidad?

El objetivo de un Sistema de Gestión de la Calidad (SGC) es conseguir la excelencia en los procesos. Al obtener una certificación ISO lo que se consigue es la creación e implantación de unos procedimientos que reportarán una serie de beneficios. El resultado de un sistema de calidad es mejorar la eficiencia en la empresa, o en otras palabras, obtener el resultado óptimo con los recursos disponibles.
TEXT - TOFU - 7 herramientas de calidad

¿Qué beneficios obtienen las empresas con un sistema de calidad?

Como hemos comentado anteriormente, el SGC busca la eficiencia. La implantación de un estándar de calidad se encamina a conseguir dos resultados: ser competitivo y ser rentable. Esto se traduce en una serie de beneficios:

  • Conseguir un incremento en cuanto a la satisfacción del cliente se refiere.
  • Agilizar la toma de decisiones, por ejemplo, a la hora de solucionar posibles conflictos internos.
  • Elevar la imagen de la empresa a la enésima potencia, sobre todo a nivel internacional.
  • Incrementar el concepto de calidad entre los trabajadores.
  • Conseguir contratos con Administraciones públicas  mediante licitaciones o concursos.
  • Mejorar de manera continuada.
  • Aumentar la comunicación entre los empleados y hacer que  la información sea excelente.
  • Anticipar los errores antes de que sucedan y solucionarlos.
  • Controlar los procesos y el producto final de manera eficaz.

¿Cómo se lleva a cabo?

Existen dos fases típicas para obtener la certificación:

  1. Fase de diseño del sistema organizativo. Fase en la que se identifican la estructura de la empresa, los procesos y los requisitos. Se formula un sistema que prepara la organización de los procesos y se encarga de analizar, implantar y verificar su adecuación en base a los objetivos de eficiencia organizativa.
  2. Fase de certificación. Fase en la que es necesaria una empresa acreditada para que confirme el sistema de calidad de la empresa, es decir, que los procesos en la empresa cumplen con los estándares de calidad que exige la norma.

¿Quién debe ocuparse de la implantación?

Aunque se exige una participación total de la empresa, será el departamento de administración el principal involucrado, ya que participa en el diseño de la política y en los objetivos de calidad, recopilar los datos, tomar las medidas para que se cumplan las normas, formular nuevos objetivos y conseguir una mejora continua.

 

POST - TOFU -  7 herramientas de calidad [Duplicado]
Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con: