Optimizar tu Supply Chain gracias al Business Intelligence

¿Conoces el valor de tu inventario? ¿Sabes quiénes son los proveedores que más convienen a tu negocio? ¿Puedes mejorar la puntualidad en las entregas optimizando la función de transporte? ¿Tienes idea de en qué puntos del proceso existe una mayor tendencia a la aparición de cuellos de botella?

Existen distintos factores que influyen en el éxito de la cadena de suministro como el aumento de la presión regulatoria, las preocupaciones ambientales, los cambios en la demanda, que busca productos más sostenibles y procesos eficientes; dificultades con origen en los órdenes político, económico y social que se ven compensadas por los avances en la esfera tecnológica, que permiten a las cadenas globales explotar todo el potencial de los grandes volúmenes de datos, la nube, el almacenamiento de datos móviles o el internet de las cosas.

Lidiar con todos estos aspectos, a la vez que se intentan alcanzar objetivos como encontrar proveedores que garanticen cotas superiores de calidad, la mejora de las tasas de defectos, el impulso a la comunicación y colaboración con los proveedores o la reducción de plazos de entrega, implica un gran esfuerzo y un riesgo. Ambos pueden quedar minimizados al introducir herramientas de BI, siempre que las cadenas de suministro estén lideradas por ejecutivos bien preparados y con talento.

Por eso, el desarrollo de las capacidades tecnológicas resulta determinante para el futuro de supply chain. Muchas empresas han optado por el análisis de la cadena de suministro para deshacerse de las redundancias que subyacen en sus proceso, detectar las primeras señales que alerten de un cambio en las tendencias, identificar las oportunidades que merece la pena aprovechar o, simplemente, ganar visibilidad en tiempo real en el día a día de la actividad.

¿Entiendes lo que sucedió ayer? ¿Sabes qué pasará mañana? ¿Estás preparado para reaccionar a tiempo hoy?

Por qué la cadena de suministro necesita de BI

Un reciente informe de Grupo Aberdeen revela los motivos por los que las cadenas de suministro deben invertir en software de inteligencia empresarial (BI) si quieren mejorar la eficacia de su gestión. Los encuestados coincidieron en que los principales desafíos que les impulsan a recurrir al business intelligence son:

  1. Aumento de la complejidad de las operaciones mundiales: 57%.
  2. Falta de visibilidad de la cadena de suministro: 41%.
  3. Necesidad de mejorar los ingresos de primera línea: 40%.

business intelligence

El BI permite a las organizaciones transformar datos en conocimiento accionable. De esta forma, la información de calidad hace posible analizar tendencias, diseñar nuevas estrategias y fomentar la colaboración entre los socios de la cadena. El mismo estudio indica que los tres usos más extendidos de estas nuevas capacidades en supply chain son:

Reporting ejecutivo basado en métricas: 65%.

  • Ayuda a analizar las cargas, rutas, transportistas, reservas, ranuras, tiempos de espera, auditoría de fletes y pago para entender las variables de costo.
  • Facilita la elaboración de los informes de cumplimiento con la incorporación de detalles en la documentación que aumentan su completitud.
  • Agiliza la toma de decisiones al incorporar modelos visuales utilizando gráficos.
  • Si se comparten en línea, permite a la administración realizar un seguimiento del progreso operacional.

Racionalización de procesos para un seguimiento más efectivo: 37%.

  • Prediciendo las fluctuaciones de los costes de combustible y sus restricciones.
  • Previniendo los riesgos.
  • Profundizando en el historial de envíos para la toma de decisiones y la mejora continua.
  • Evaluando el equilibrio entre el volumen de pedidos y los recursos disponibles.
  • Monitorizando al detalle el funcionamiento de la cadena de suministro de extremo a extremo, e incluyendo métricas tales como entrega a tiempo, para identificar problemas de entrega en cualquier momento del proceso.

Fomento de las iniciativas de colaboración con proveedores: 35%.

  • En base a la puesta en común de datos procedentes del análisis avanzado de la demanda.
  • Profundizando en datos como los costes de reparación o tendencias de mantenimiento.
  • Apoyándose en indicadores clave de desempeño de proveedores para realizar un seguimiento de su rendimiento en comparación con los acuerdos de nivel de servicio que haga posible identificar oportunidades, negociar de forma inteligente y crear contratos de tarifas basados ​​en resultados.
  • Empleando el analytics para segmentar a los proveedores y fortalecer la relación con ellos.

Cada operación permite almacenar grandes volúmenes de datos que se pueden contrastar con los registros históricos e información procedente de otras fuentes para ganar en perspectiva y obtener una visión más clara de la realidad. La calidad en los datos y la visibilidad son dos elementos críticos en esta ecuación, pues sus efectos hacen posible agilizar los procesos, ganar en precisión en las decisiones y poder actualizar la estrategia rápidamente para mantenerse por delante de la competencia.

La inteligencia de negocios impacta en las operaciones y sus resultados, pudiendo mejorar la rentabilidad en base a un análisis en profundidad del servicio, la cartera de clientes, los proveedores y de todos los componentes de la cadena.

Supply chain necesita BI puesto que le permite mejorar la eficiencia interna y la rendición de cuentas, al mismo tiempo que ahorra tiempo y elimina los costes relacionados con la gestión. La incertidumbre se reduce, mientras que el enfoque se redefine y refuerza gracias a un modelo de toma de decisiones en base a métricas y datos objetivos, apoyado por una buena gestión del cambio.

CTA - eBook - Business intelligence

Publicado en Supply Chain y Business Intelligence
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management

Suscríbete al blog de Retos en Supply Chain