Política de precios: los aspectos a considerar

La política de precios es el medio a través del cual una empresa determina los precios al por mayor y al por menor de sus productos o servicios. Este concepto está muy relacionado con el de estrategia de precios, que son todas las actividades dirigidas a la búsqueda de precio óptimo de un producto, por lo general incluyendo los objetivos globales de marketing, la demanda de los consumidores, los atributos del producto, los precios de la competencia y de mercado y las tendencias económicas. El futuro de un negocio y los beneficios que obtiene guardan una estrecha relación con la fijación de los precios de sus productos y servicios.

 

politica de precios

Créditos fotográficos: istock ktsimage

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre gestión de proyectos logísticos

TEXT - TOFU -  Eficiencia Costes logísticos

El cálculo del precio: el núcleo de la política de precios

La cantidad de dinero que un consumidor abonará para poder hacer suyo un bien ofertado disfrutar de un determinado servicio es lo que se conoce como precio. A la hora de determinar este precio hay que tener en cuenta algunos aspectos en relación con la demanda, como:

  • Los atributos del producto o servicio.
  • Su capacidad para satisfacer las necesidades de los clientes.
  • La competencia existente.
  • El precio de mercado.

En la fijación del precio, durante el diseño de la política de precios, hay que tener en cuenta que la cifra final debe producir un beneficio, pero debe ser aceptada por la demanda. Es importante ser consciente de que el precio afectará a la posición competitiva de la empresa en el mercado, pudiendo determinar el éxito o fracaso de la empresa.

Al mismo tiempo, la sostenibilidad del negocio depende en gran medida de esta decisión. La política de precios ha de planificarse en base a unas metas. El establecimiento de objetivos debe llevarse a cabo en un marco estratégico, que tenga en cuenta los aspectos operativos, pero también los fines perseguidos por las iniciativas de marketing. así, de la combinación de ambos, se puede concluir si la dirección a tomar irá encaminada hacia:

  • La maximización de beneficios.
  • La promoción de un producto o servicio.
  • El objetivo de rentabilidad.
  • El posicionamiento en un mercado.
  • La conquista de un nuevo segmento.

Qué hay que tener en cuenta al diseñar una política de precios

Además de los objetivos de la empresa, al diseñar una política de precios hay que tomar en consideración algunos de los elementos que con mayor incidencia afectan a la fijación del precio de un producto o servicio. Entre ellos destacan:

  • El ciclo de vida el producto.
  • Aspectos inherentes a la cadena de suministro.
  • La elasticidad de la demanda.
  • Los costes operativos.
  • El mercado.
  • Los competidores.
  • La normativa aplicable.

Por otra parte, no puede olvidarse la significativa influencia de la estrategia de precios que siga la organización. Ya se oriente al mantenimiento de un determinado nivel de rentabilidad, ya sea de tipo reactivo, tratando de hacer frente a los requerimientos de la demanda, ya se caracterice por su proactividad, buscando ir por delante de los cambios y apostando por un enfoque flexible; la política de precios ha de estar siempre alineada con ella si se aspira a alcanzar el equilibrio con la visión y misión del negocio.

Post relacionados:

POST - TOFU - Eficiencia costes logísticos [Duplicate]

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con: