Política retributiva por equipos: una alternativa provechosa

Una política retributiva que prevea el pago de incentivos en base al desempeño del equipo compensa económicamente a los empleados por los objetivos que se cumplan como un grupo colectivo y no como individuos. Los empleadores que utilizan este método lo prefieren a otros por considerar que se fomenta el esfuerzo de grupo, por encima de otros valores, dando como resultado un mayor rendimiento y una tasa superior de consecución de objetivos que los que se logran cuando las personas trabajan por su cuenta.

H

Créditos fotográficos: Istock Andrey Popov

Además, cuando la política retributiva de una empresa se plantea en base a equipos aumentan los niveles de satisfacción laboral, al desarrollarse un escenario de mayor camaradería entre compañeros de trabajo, que aumenta la motivación individual gracias al respaldo y la seguridad que aporta el sentimiento de pertenencia a un grupo.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre profesionales de la logística

TEXT - TOFU - Profesionales más buscados [Duplicate]

 

Radiografía de una política retributiva por equipos

Frente a las modalidades salariales basadas en el individuo, la política retributiva por equipos tiene unas características que la hacen muy especial y, por lo general, preferible a la otra, tanto por parte de los trabajadores como por parte de sus empleadores. Algunos de estos rasgos distintivos son los siguientes:

  • Incentivos financieros: un plan de incentivos basado en el equipo es muy similar a un modelo de ventas a comisión. Cuando no se alcanzan unos mínimos, no se da lugar al pago. Los empleados que operan bajo un plan de pago de incentivos basado en el equipo reconocen que cuanto mayor sea su rendimiento colectivo, mayores beneficios obtendrán, en forma de compensaciones de algún tipo, según lo acordado. La motivación de los trabajadores aumenta, por lo incentivador del planteamiento y por el temor de decepcionar a sus compañeros de equipo. Al mismo tiempo, este modelo supone un ahorro para el empleador, que sólo tiene que aumentar la retribución cuando sus beneficios aumentan, una opción que nunca tendría con una política retributiva de salarios fijos, por ejemplo.
  • Esfuerzo colectivo: la necesidad de maximizar el rendimiento del equipo, de unir el esfuerzo de grupo para lograr una meta común, consiguen desarrollar el compañerismo y aumentar los niveles de energía, entusiasmo y compromiso con el proyecto. Sabiendo que el rendimiento está ligado al pago, los miembros del equipo tienen más probabilidades de encontrar maneras de trabajar juntos de manera efectiva como grupo, por lo que queda poco espacio para las luchas internas y desacuerdos. En un escenario así planteado, la política retributiva consigue que todos los integrantes de cada equipo trabajen hacia un objetivo común colectivo.
  • Equilibrio de los equipos: en un enfoque de política retributiva basada en el trabajo en equipo, cada empleado aporta un conjunto único de habilidades y experiencia. Esto mejora los niveles de satisfacción laboral, contribuyendo a crear un equipo dinámico y eficaz, donde prima el equilibrio, al verse las fuerzas siempre compensadas.
  • Presión social: los empleados que trabajan en proyectos en solitario, por lo general, tienen que rendir cuentas a un supervisor inmediato, mientras que un miembro de un grupo sujeto a una política retributiva en base al equipo tiene que responder ante todo un grupo de personas. Los individuos que no contribuyen al grupo de manera equitativa suelen poner sobre aviso a la organización por parte de los propios miembros de su equipo, si consideran que su nivel de rendimiento es inaceptable.

Post relacionados:

POST - TOFU - Profesionales más buscados [Duplicate]

Publicado en Haz crecer tu Supply Chain Etiquetado con: