Prevención de riesgos para un supply chain mejorado

El foco excesivo en la reducción de costes en el ámbito de la cadena de suministro puede dar lugar a problemas relacionados con la calidad y la seguridad. La prevención de riesgos laborales debe ser tomada en serio, no sólo por las organizaciones, sino también por sus proveedores, contratistas y socios; aceptando que la salud de los trabajadores no es negociable.

 

worker with protective helmet in front of industrial refinery oil pipes with valves

Créditos fotográficos: istock zdravkovic

Cambios recientes en las organizaciones y en la manera en que funcionan han hecho que las cadenas de suministro jueguen un papel aún más importante en las economías nacionales y el mercado global. Los principales impulsores de estos cambios son:

  • Cambios en la vida económica, política y en las estrategias regulatorias de los Estados.
  • Desarrollos en tecnología de la información y la logística.
  • Progresiva reducción en el poder de los sindicatos y asociaciones de trabajadores.
  • Aumento de la flexibilidad de los patrones de organización del trabajo e incorporación del outsourcing en diversas funciones y a niveles de responsabilidad distintos.

El resultado es que, mientras que el supply chain gana en protagonismo, sus trabajadores ven debilitarse la relación tradicional con sus empleadores, que ya no se establecen a en base a un modelo rígido, sino que toman formas muy distintas. En este contexto, mientras las organizaciones tratan de mejorar su rentabilidad, eficiencia y posición en el mercado, relegan aspectos como la prevención de riesgos a un segundo plano. Se centran en adquirir ventaja competitiva y no se dan cuenta de que la pueden perder por el camino si descuidan un tema tan importante como la seguridad y salud laboral.

 

Beneficios de trabajar por la prevención de riesgos laborales

El empeoramiento de las condiciones de trabajo es una consecuencia indirecta de la batalla de los precios y la lucha por optimizar las condiciones de entrega. El escenario es una cadena de suministro compleja y fragmentada donde la autonomía se lleva a veces hasta las últimas consecuencias. Si bien ha sido necesario deshacerse el paternalismo de la empresa de hace unas décadas, tampoco hay que llegar al extremo contrario, a pesar de que la proporción de trabajadores subcontratados vaya en aumento y las plantillas mermen, la prevención de riesgos es aún una responsabilidad del empresario en el lugar de trabajo.

Y no sólo hasta los límites del almacén o el centro de distribución. También hay que preocuparse del modo en que los proveedores gestionan todo lo relacionado con la salud laboral. Por eso, es preciso sentar las bases de una estrategia donde la prevención de riesgos esté incluida de forma integrada con la gestión, ya desde la planificación de las operaciones y en lo concerniente a cualquier nuevo proyecto. Así, al velar por la seguridad y salud de los trabajadores, monitorizar la adecuación de las circunstancias a los estándares que dicta la ley y definir políticas que permitan ejercer un control óptimo sobre el riesgo (comenzando por la elaboración del plan de prevención de riesgos) se podrá disfrutar de beneficios como:

  • Disminución del número de accidentes de trabajo y enfermedades laborales.
  • Reducción de los costes asociados a la siniestralidad.
  • Mejora de los niveles de satisfacción laboral de la plantilla y aumento de la productividad.
  • Impulso de la imagen de marca, gracias a una percepción más positiva por el mercado y los consumidores.
  • Fortalecimiento de los vínculos con los proveedores y socios de la red.

 

CTA - eBook - Lean SC

Publicado en Haz crecer tu Supply Chain, Noticias Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management

Suscríbete al blog de Retos en Supply Chain