Pros y contras del dropshipping. El proveedor en el centro de las operaciones

El drop-shipping es un ejemplo de simplificación de la cadena de suministro gracias al establecimiento y mantenimiento de estrechas relaciones con los proveedores. Algunos negocios basados en internet escogen este método como base de su e-commerce. La principal ventaja de esta estrategia es que elimina la necesidad de mantener en stock los productos a la venta, su inconveniente más importante es la dependencia absoluta del proveedor.

Créditos fotográficos: BsWei

 

TEXT - BOFU - Master Supply Chain Management

 

Los negocios drop-shipping: ventajas y desventajas

Si bien la opción del drop-shipping puede resolver muchos de los contratiempos que limitan los primeros pasos de una start up, para empresas más consolidadas seguramente no es siquiera una opción a considerar.

Este modelo puede entregar grandes beneficios a negocios que se están introduciendo en un mercado. Se trata de ventajas como:

  1. Simplifica el inicio de la actividad empresarial al eliminar la necesidad de contar con un almacén, una estrategia de transporte y distribución o el personal necesario para ocuparse del picking, embalaje y envío de los pedidos.
  2. Implica una inversión en capital muy reducida. La que precisen las áreas de marketing y ventas.
  3. Garantiza unos gastos fijos muy bajos, algo que es fácil conseguir cuando no es preciso mantener un inventario.
  4. Permite ofrecer una amplia variedad de productos, tan extensa como sea requerida para cubrir las expectativas de los consumidores.
  5. Hace posible trabajar con flexibilidad, desde cualquier ubicación, en cualquier momento.
  6. Es la solución idónea para escalar el negocio de forma sencilla y eficaz.

No obstante, para muchas empresas esta alternativa no sería recomendable. Organizaciones más asentadas, negocios basados en la innovación o empresas con proveedores poco fiables no deberían embarcarse en un proyecto así puesto que, en su caso, los inconvenientes tendrían más peso que los beneficios y terminarían conduciendo a una situación poco rentable.

Los contras del drop-shipping que han de tenerse en cuenta son los relacionados con:

  • Bajos márgenes: debido a que es tan fácil poner en marcha un negocio de este tipo y a que los costes generales son mínimos existe una gran competencia. Bajar los precios (y reducir el margen de beneficios) es la única forma de ponerse por delante de la competencia y aumentar ingresos. No hay que olvidar que la mayoría de compradores en línea comparan precios antes de escoger el producto que pondrán en su cesta de la compra.
  • Dificultad de mantener un inventario actualizado: las roturas de stock y la imposibilidad de responder a la demanda de un cliente son situaciones habituales cuando se trabaja en base al modelo de drop-shipping. El motivo es que, si bien contar con un almacén propio permite tener un control sobre los productos que entran y los que salen, realizar un seguimiento del inventario de múltiples almacenes, los de los distintos proveedores con que se trabaja, es misión imposible. Pese a que existen formas de sincronizar el inventario del e-commerce con los proveedores, en la práctica suele haber desajustes y, en ocasiones también problemas relacionados al despliegue tecnológico necesario.
  • Complejidad asociada a los envíos: cuando los proveedores están dispersos geográficamente y son ellos quienes se encargan del transporte, es difícil fijar una tarifa única para los gastos de envío. Esto puede dar lugar a la desconfianza de los clientes y generar mala imagen para el negocio.

 

El drop-shipping es un modelo atractivo para los vendedores de comercio electrónico, minimizando los costes y simplificando la logística. Pero requiere de proveedores fiables. ¿Sabes dónde encontrarlos?

Además, el ir asociado a una simplificación de los procesos logísticos no implica que la gestión de las operaciones carezca de complejidad. El no estar involucrado activamente en el cumplimiento de pedidos, no implica que no se tenga una responsabilidad en la construcción de una experiencia de cliente satisfactoria y sin fisuras. Los consumidores esperan personalización, eficiencia, calidad y confiabilidad y, si esto no se consigue, la reputación del e-commerce está en juego

 

POST - TOFU - Dynamic Supply Chain

 

Publicado en Gestión de compras y negociación con proveedores