Riesgo laboral grave e inminente: consecuencias de no prevenirlo

Evitar accidentes y enfermedades laborales es responsabilidad de todos pero, actuar para prevenir y evitar un riesgo grave e inminente es obligación del empresario, también en el ámbito de la cadena de suministro. Así lo determina la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de riesgos laborales, que todo gerente de supply chain debe conocer si quiere evitar el menoscabo de la integridad física de uno o varios miembros de su plantilla y los descensos en el rendimiento de la cadena.

riesgo laboral grave e inminente

Asian fork lift truck driver discussing checklist with foreman in warehouse

Créditos fotográficos: istock kzenon

La definición del riesgo laboral grave  e inminente

La Ley de Prevención, en su artículo 4.4 define el concepto de riesgo grave e inminente con las siguientes palabras: “Se entenderá como “riesgo laboral grave e inminente” aquel que resulte probable racionalmente que se materialice en un futuro inmediato y pueda suponer un daño grave para la salud de los trabajadores. En el caso de exposición a agentes susceptibles de causar daños graves a la salud de los trabajadores, se considerará que existe un riesgo laboral grave e inminente cuando sea probable racionalmente que se materialice en un futuro inmediato una exposición a dichos agentes de la que puedan derivarse daños graves para la salud, aun cuando éstos no se manifiesten de forma inmediata.”

Queda claro que, para que un riesgo se califique de esta forma, es preciso que se reúnan dos variables:

  • Su severidad: debe tener el potencial suficiente como para ocasionar un daño grave a los trabajadores.
  • Su inmediatez: ha de poder materializarse en el corto plazo.

El empresario debe velar por la seguridad y salud de los trabajadores y ello implica actuar para evitar que un riesgo tenga consecuencias, previniéndolo, evitándolo y protegiendo a los trabajadores frente a él de manera efectiva.

 

Rendimiento y prevención de riesgos en supply chain

Un accidente tiene consecuencias devastadoras en todo el personal. Además de la pérdida o grave daño de quien lo sufre, los que le rodean se ven gravemente afectados por el suceso, algo que, como está demostrado, repercute muy negativamente en sus niveles de productividad.

Pero el rendimiento de la cadena de suministro no sólo puede verse afectado si, por alguna causa, el empresario fallase en sus intentos de evitar el riesgo laboral grave e inminente; sino que también puede conllevar una caída en los niveles de productividad si los trabajadores, conscientes de la presencia de un riesgo de este tipo y así calificado, consideran que por parte de la empresa no se están poniendo en marcha medidas preventivas efectivas.

En tal caso, tal y como dispone la Ley 31/ 1995 en su artículo 21, los trabajadores tendrían derecho a paralizar el trabajo, una acción que puede llevarse a cabo de 3 maneras distintas:

A/ El mismo trabajador afectado decide interrumpir su actividad laboral y proceder al abandono inmediato del lugar de trabajo porque ve que las circunstancias que le rodean comprometen seriamente su salud y/o integridad física.

B/ Los representantes de los trabajadores deciden, de forma consensuada o por acuerdo de la mayoría, paralizar la actividad al considerar que las medidas de prevención no son suficientes para paliar los efectos adversos del riesgo laboral grave e inminente o por entender que no han sido informados de su existencia con la suficiente antelación.

C/ Los Delegados de Prevención pueden actuar si, debido a la urgencia del asunto, no hay tiempo suficiente para esperar a la reunión del Comité de Empresa y es preciso paralizar los trabajos.

 

CTA - eBook - Evaluación y gestión de riesgos

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management

Suscríbete al blog de Retos en Supply Chain