Ser distribuidor de una empresa que fabrica productos puede ser a veces una tarea compleja ya que se debe contar con un sistema de distribución muy bien organizado. Pero si se logra edificar un modelo eficiente podrá reportar múltiple beneficios.

ser distribuidor

Créditos fotográficos: istock monkeybusinessimages

Algunos de los beneficios son los bajos costes, ya que al ser distribuidor no se tiene que invertir grandes cantidades de dinero para maquinaria o materias primas necesarias para fabricar el producto. A pesar de que ser distribuidor es una buena forma de estar presente en el mercado, también conlleva una serie de obligaciones o requerimientos necesarios para que todo funcione a la perfección y se consiga una colaboración perfecta.

Para ser un distribuidor eficiente se hace necesaria tener una clara orientación a la venta, unas capacidades excelentes para convencer a los consumidores y tener las habilidades suficientes para trabajar de cara a objetivos que la mayoría de las veces no son fáciles de alcanzar.

 

Asesoramiento para ser distribuidor

A la hora de decidir si ser un distribuidor de un fabricante o no es necesario seguir una serie de consejos para lograrlo:

Constituir un negocio
Las empresas que fabrican productos, pero que no los distribuyen al consumidor final, buscan distribuidores que tengan ya su propio negocio formado, que estén asentados en un lugar específico y que sepan moverse en el entorno de ese negocio.

Conocer los requisitos de distribución del fabricante
Primero hay que conocer qué requisitos son preferibles para el modelo de negocio de la empresa. Existen fabricantes que obligan a sus distribuidores a comercializar solo su marca u otros que dejan trabajar con otros productos sustitutivos pero bajo unas condiciones. Hay que tener muy claro la forma de trabajar con un determinado fabricante antes de ser distribuidor.

Realizar el proceso de solicitud por parte del fabricante
Los fabricantes tienen cada uno su forma de proceso de solicitud. Unos cuantos elaboran una preparación patentada que la empresa que quiere ser distribuidora debe cumplir. Otros en cambio, tan sólo piden una comprobación de que se tiene la licencia comercial y la adquisición de un pedido mínimo inicial unido a materiales para su venta o muestras físicas.

Asentar una óptima relación de trabajo con el fabricante
La empresa distribuidora debe conocer todo el proceso de compra-venta de la empresa fabricante. Debe estar al corriente de la política de devoluciones, pedidos extraviados o pendientes o los stocks con los que cuenta el fabricante. Todo esto hará mejorar su servicio y por ende su relación con la empresa productora.

Cumplir con todas las normas en relación al producto que se comercializa
Deben adoptarse las medidas y atender a las regulaciones legales de aquellos productos que se consideren como peligrosos o de atención especial. El no cumplimiento de las normas puede acarrear consecuencias muy negativas no solo para el distribuidor, sino también para el fabricante.

Potenciar el ser distribuidor
Es importante acudir a conferencias, actos sociales, o visitar a empresas fabricantes de la mano de los clientes potenciales. Para aumentar la credibilidad de una empresa distribuidora, se hace necesaria la pertenencia a asociaciones del sector, certificados oficiales, tarjetas de visitas, etc… que argumenten la buena labor y el saber hacer de ese distribuidor.

Poseer información actual
Es importante que un distribuidor conozca lo que está pasando en el entorno de su ámbito de actividad. De esta forma podrá reaccionar rápidamente ante cambios imprevistos o aprovechar determinadas situaciones del sector para mejorar su posicionamiento en la mente de los consumidores.

POST - TOFU - Profesionalización en la gestión de compras