El director de la supply chain es el encargado de dirigir y establecer todas las acciones relacionadas con el abastecimiento de materias primas, la fabricación del producto y la distribución del mismo. Es pues, una pieza fundamental en la organización y el control de los servicios logísticos, que puede llevar al éxito o al fracaso a una organización.

servicios logísticos

Créditos fotográficos: istock kadmy

Debido al papel tan importante que juega dentro del crecimiento de la empresa es primordial que conozca todos los aspectos vinculantes en la toma de decisiones sobre la adquisición, la producción y la distribución.

Se puede decir que uno de los asuntos que más en profundidad debe conocer un director de la cadena de suministro es de qué manera hará que su empresa sea más competitiva a través de los servicios logísticos.

 

La dirección perfecta de los servicios logísticos

Los servicios logísticos son todo lo que ocurre a lo largo del proceso de fabricación, almacenaje y envío de un producto; por eso cada fase debe estar bien dirigida y organizada. Para que esta dirección sea perfecta se deben trabajar los siguientes puntos:

La cadena de suministro debe estar bien informatizada. A través de las nuevas tecnologías y los avanzados sistemas de información, la cadena de suministro puede ser más fácil de visualizar y controlar, lo que proporcionará una información más precisa de su funcionamiento y aumentará la reciprocidad de datos entre los individuos de la cadena. Algunos de los sistemas más comunes y efectivos son los portátiles, los lectores de códigos de barras, el reconocimiento por voz o los sistemas RFID, que son métodos de identificación por radiofrecuencia.

Debe gestionar los inventarios de manera adecuada y eficiente. Si esta parte de la cadena de suministro no se lleva a cabo de forma correcta afectará a la demanda de la empresa, ya que el objetivo principal de la gestión de inventarios es garantizar que existan las materias primas y los productos necesarios para satisfacer las necesidades de los consumidores. Para conseguir esta mejor gestión, se puede realizar a través de la codificación de materiales y productos, ya que simplificará la homogeneización y, además, ayudará a la evolución de la calidad. También se puede optar por la utilización de software de planificación que dé respuesta inmediata a las posibles dificultades que se puedan dar en la supply chain.

Aprender a administrar y dirigir el almacén a través de la planificación estratégica del sistema de entrega. Examinar la manera en la que le resultará más asequible a la empresa realizar las tareas de enviar y obtener el género sin que la atención al cliente, ni la calidad, se vean afectadas. Otra manera de ser más competente en la gestión de almacenes es optar por almacenes reguladores que proporcionan un reparto más resolutivo y una solución rápida ante cualquier problema del cliente.

Mejorar la gestión del transporte ya que este ámbito para la mayoría de las empresas suele ser el que más costes ataña. Este hecho comprende la ejecución de estrategias de redes logísticas y prácticas como las siguientes:

  • Utilización de Cross-docking que permite preparar el pedido sin tener mercancía en stock ni realizar picking.
  • Emplear transporte multimodal que puede resultar muy eficaz para llevar materiales y artículos además de facilitar el transporte internacional.
  • En la mayoría de las empresas en las que no existe un gran volumen de mercancías a transportar, la mejor opción es optar por el outsourcing de estos servicios.

Administrar el aprovisionamiento. Una oportuna planificación se convertirá en la clave de la armonización entre el proveedor y el cliente. Deberá incorporar la gestión de compras con el proyecto que la empresa quiera llevar a cabo para aunar objetivos. También será necesaria la medición de resultados de la gestión de compras para obtener evaluaciones de si lo que se está haciendo se acerca o no al propósito de su cometido.

La retroalimentación será primordial para averiguar si lo que se está haciendo se lleva a cabo de manera adecuada y, si no se está haciendo como toca, identificar los fallos y corregirlos. Se puede ayudar de indicadores métricos que evalúen la cadena de suministros desde el principio hasta el final, como puede ser el modelo SCOR que permite examinar, personalizar y estructurar la gestión de la Supply Chain.

 

Post relacionados:

 

POST - MOFU - Formación y desarrollo de competencias