Sistema EDI: un paso más hacia la estandarización en la logística

Estandarización y automatización de procesos son las dos acciones empresariales que más adeptos van ganando día tras día en multitud de empresas. Y es que nadie duda de que ambos procesos traen consigo beneficios para las empresas, siendo la reducción de costes y de tiempo los beneficios insignia de dichos procesos.

sistema EDI

Créditos fotográficos: istock jojje9999

Es esta fiebre por la estandarización y la automatización de procesos la que hace que, las empresas, puedan contar con sistemas para implementar dichos procesos de manera fácil y sencilla a sus organizaciones, siendo uno de estos sistemas el conocido como EDI.

 

¿En qué consiste un sistema EDI?

EDI son las siglas de las palabras inglesas Electronic Data Interchange y hacen referencia a un sistema que permite el intercambio de datos de forma electrónica.

La base del éxito de este intercambio de datos a través de aplicaciones electrónica es posible gracias a la homogeneización de estructuras para idénticos datos pero, eso sí, manejando diversos lenguajes informáticos.

El sistema EDI aporta sencillez, rapidez y eficacia a la hora de intercambiar datos y, además de ello, cuenta con una gran fiabilidad. Todo ello lo hace óptimo para todo tipo de empresas aunque, nació con el objeto de ser implantado en empresas logísticas, del sector bancario y empresas automotrices.

La implementación del sistema EDI en empresas hace posible que, se mejore la productividad, tanto interna como externa; que se disminuyan los costos operativos; una reducción probada de los errores administrativos y de gestión, y una bajada del tiempo invertido en el proceso de entrada de datos.

 

El valor añadido del sistema EDI al implementarlo en logística

Tal y como se ha referido anteriormente, la aplicación del sistema EDI puede darse en empresas de diversa índole aunque, para ser realistas, sus aplicaciones en empresas de carácter logístico van mucho más allá.

  • Integración de pedidos. El sistema EDI relaciona los pedidos entre proveedores y compradores, generando beneficios para ambos grupos. Por parte de los proveedores reduce el tiempo necesario en interpretar y registrar los pedidos en sus sistemas y, por su parte, para los compradores facilita la tarea de generación, envío y control de las órdenes de compra.
  • Integración de albaranes. La integración de albaranes entre las empresas emisoras y las receptoras de la mercancía permite conocer, de una manera rápida, si la mercancía demanda y recibida se corresponden con la orden solicitada, con lo que ayuda a mejorar la eficacia de este proceso.
  • Integración de facturas. La verificación tanto de la emisión como de la recepción de facturas supone un gasto de tiempo importante para los departamentos comerciales y de ventas. El sistema EDI ayuda con el proceso de automatización de la facturación comprobando la veracidad de estas y que todo vaya según los estándares introducidos. Con ello se consigue un mejor ratio de gestión y de eficiencia dentro del departamento ya que no deben dedicar tanto tiempo a tareas que están automatizadas.
  • EMCS. EMCS es lo que se conoce como Excise Movement Control System y es un sistema que ha sido creado por la Unión Europea, que es de obligada aplicación desde enero de 2011. Su objeto es el de controlar los movimientos que se realizan entre objetos considerados con impuestos especiales, como el alcohol o el tabaco, por ejemplo. El sistema EDÏ permite integrar el EMCS al servidor, de manera que cumplir con esta normativa sea mucho más sencillo.

 

Post relacionados:

 

EOP - CTA BOFU Blended POST

Publicado en Supply Chain y Business Intelligence Etiquetado con: