El consignatario es uno de los dos sujetos principales en uno de los más conocidos contratos de colaboración mercantil, el de comisión (regulado por el Código de Comercio, en su sección X, capítulo IV). Sus derechos se derivan de las obligaciones de la otra parte de este tipo de acuerdos, el consignante o comitente.