Para una buena gestión de existencias o stocks hay que satisfacer dos aspectos básicos que deben estar en equilibrio: el servicio al cliente y la reducción de los costos de mantenimiento. Dos factores claves que llevarán a la Supply Chain al crecimiento y a la rentabilidad de sus procesos logísticos.