Si ya era complicado evitar la rotura de stock antes de la revolución que ha supuesto la omnicanalidad, ¿cómo evitar este problema de desabastecimiento en un entorno tan complejo?