El sector secundario no deja de evolucionar. El panorama industrial prácticamente no ha dejado de transformarse desde su aparición; aunque, sin duda, los últimos años han venido con cambios tan rápidos y relevantes que han conseguido que la evolución sea aún más radical.