Un sistema de trazabilidad ayuda a lograr una cadena de suministro más sostenible y, a pesar del coste de implementación, termina fomentando el ahorro en supply chain, a la vez que impulsa la confianza del consumidor y su lealtad.