Tendencias, benchmarking y objetivos operativos cumplidos

El benchmarking es un proceso muy dinámico al igual que lo es el entorno, por lo que se perfila como la forma idónea de alcanzar objetivos operativos. En un entorno empresarial competitivo, es importante mantenerse actualizado acerca de las últimas tendencias en cuanto a evaluación comparativa, para garantizar que toda procesos organizativos se adhieren a las mejores prácticas de la industria. Estando al día de estos aspectos implica sustanciosas ventajas como:

  • Ahorro de costes para la organización.
  • Adopción de un enfoque de operaciones más racional y sostenible, donde impera la coherencia.
  • Garantía de la máxima calidad.

Man kneeling on track and ready to chase his dream in the future 2015

Man kneeling on track and ready to chase his dream in the future 2015

Créditos fotográficos: istock Ximagination

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre profesionales de la logística

TEXT - TOFU - Profesionales más buscados

Objetivos operativos cumplidos: cómo funciona el benchmarking

El benchmarking operacional parte de una evaluación comparativa que se centra en la optimización de recursos, haciendo cambios en el diseño de los procesos. En su desarrollo:

1. Ayuda a las organizaciones a alcanzar los objetivos de negocio fijados utilizando las mejores prácticas de la industria y el sector para optimizar sus operaciones.

2. Impulsa la optimización de procesos por la comparación de las diferentes actividades encaminadas a la satisfacción de distintos tipos de clientes.

3. Permite también comparar el nivel eficiencia o de automatización de cada actividad y su importancia para el negocio.

Como consecuencia, el benchmarking operacional puede resultar en varios cambios a través de la organización, siempre con la meta de lograr el cumplimiento efectivo de objetivos operativos. Estas transformaciones pueden incluir:

A/ Cambios en la políticas

B/ Cambios en los procesos.

C/ Cambios tecnológicos.

Impulsar la eficiencia a través de una evaluación comparativa operacional implica identificar las mejores prácticas en la industria, compararlas con las prácticas que se llevan a cabo en la empresa para después proceder la formulación de recomendaciones para el cambio. Este proceso puede resumirse en dos pasos:

1º Descripción detallada de los procesos de la organización. Es el punto de partida, esencial para el éxito de la iniciativa de benchmarking y dependiente de la precisión de los detalles. Una vez se confecciona la lista de procesos y sus actividades se compara con las mejores prácticas de la industria para identificar:

  • Actividades irrelevantes: son las que no afectan al objetivo de negocio y deben ser eliminadas
  • Actividades ineficientes: se reconocen fácilmente por su impacto en el logro de los objetivos operativos. Deben asimilarse a las mejores prácticas identificadas.
  • Actividades clave: son imprescindibles para alcanzar los objetivos operativos de negocio y, tras reconocerse, deben incluirse en el plan de mejora continua.

2º Evaluación de la eficiencia del proceso existente y propuesta de cambios de diseño de proceso para aumentar su eficiencia y cumplir objetivos operativos.

Por supuesto, para asegurar que el cumplimiento de objetivos operativos no es algo puntual, es preciso continuar con las evaluaciones, las mediciones y los ajustes, que permitan garantizar la mejora continua y la superación de metas, adaptándose a las nuevas circunstancias, analizando las útimas tendencias y siendo siempre conscientes de la realidad de negocio, comopunto de partida para cualquier acción, táctica o estratégica.

POST - TOFU - Carrera profesional: profesionales más buscados [Duplicate]

Publicado en Analiza tu Supply Chain Etiquetado con: