¿Todas las estrategias de operaciones son iguales?

Las estrategias de operaciones se pueden clasificar de diversas maneras. De entre las clasificaciones posibles, destacamos las más significativas. En primer lugar, la que se basa en el concepto del ciclo de vida de la organización, es decir en las diferentes etapas de crecimiento, madurez o estabilidad y declive por las que pasa una empresa; y, en segundo término, la que parte del concepto de estrategia competitiva propuesto por Michael Porter, profesor de la Harvard Business School y una autoridad en temas de estrategia de empresa.

estrategia de operaciones tipos
Este post trata sobre la estrategia de operaciones y su papel como elemento clave para el éxito de la empresa. Si quieres saber mucho más sobre este tema, descarga nuestra guía gratuita Aspectos clave de la Estrategia de Operaciones:

PILL CTA - Aspectos clave estrategia operaciones

1. Estrategias según el ciclo de vida de la empresa

Este tipo de estrategias se subdividen a su vez en dos: las de crecimiento, y las de estabilidad o supervivencia.

Estrategias de crecimiento

  • Estrategias de mantenimiento. Se trata de estrategias conservadoras de tipo defensivo que no buscan mejorar su participación de mercado. Su crecimiento se mantiene sostenido y constante.
  • Estrategias de crecimiento. Dirigidas a crecer a través de aumentar su cuota de participación, bien en el mercado donde están presentes, bien con la apertura de nuevos mercados donde vender. Son proclives a ampliar la cartera de productos o servicios que ofrecen.
  • Estrategias de concentración en un solo producto o servicio. Centran el crecimiento de la compañía en un solo producto o servicio y persiguen un incremento de ventas con la entrada en nuevos sectores, áreas geográficas o el enfoque a nuevos perfiles de clientes.
  • Estrategias de diversificación. Pueden ser de tres tipos: las que desarrollan nuevos productos para vender en los mercados donde ya está presente la marca; las que comercializan los productos actuales en otros segmentos no explorados; o las que combinan el lanzamiento de nuevos productos para penetrar en nuevos mercados.
  • Estrategias de integración vertical. Son las que se implementan cuando la empresa amplía sus actividades anteriores o posteriores en la cadena de valor para crecer con los mismos productos y servicios que ya comercializa

Estrategias de estabilidad o supervivencia

  • Estrategias de saneamiento. Resultan muy útiles en fases de inestabilidad cuando se trata de frenar el desplome de las ventas y beneficios, a la vez que se persigue mejorar la eficiencia y sanear las finanzas.
  • Estrategias de cosecha. Se implantan cuando, a pesar de un declive en las ventas, la empresa se encuentra en una buena situación, sin resultados negativos ni problemas financieros. Contribuyen a reducir las inversiones en actividades poco o nada rentables, minimizan costes y generan la liquidez necesaria para sanear la empresa. De este modo, la organización puede iniciar una nueva etapa de crecimiento.
  • Estrategias de desinversión y liquidación. Se contemplan este tipo de estrategias cuando las de saneamiento o cosecha se muestran ineficaces porque la situación financiera es grave. Se enfocan hacia la venta de partes de la empresa y su reestructuración interna, con la idea de reiniciar la actividad desde una dimensión más reducida. En el peor de los casos y de forma más o menos progresiva, puede acabar produciéndose una liquidación total.

2. Estrategias competitivas

Éstas son las estrategias de operaciones por antonomasia. Se trata de estrategias que quieren asegurar a la empresa una ventaja competitiva sostenible y duradera, para hacer frente a las presiones de un mercado concreto.

  • Estrategias de liderazgo en costes. Basadas en fabricar con costes inferiores a la competencia, son estrategias que pueden llegar a ser demasiado rígidas a la hora de adaptarse a la demanda o a la necesidad de innovar en tecnología.
  • Estrategias de diferenciación. Buscan ofrecer un producto que sea percibido por el consumidor como diferente y por el cual está dispuesto a pagar más. Contribuyen a fidelizar a los clientes y a mantener una posición fuerte ante la competencia, aunque conllevan un riesgo: el de la aparición de imitaciones a bajo precio.
  • Estrategias de en enfoque o alta segmentación. Se centran en un grupo concreto de clientes o en un área geográfica determinada. Compiten en un segmento particular de un sector industrial o mercado y se pueden combinar con alguna de las estrategias anteriores de costes o diferenciación.

Los diferentes tipos de estrategias de operaciones van íntimamente relacionados con la clase de decisiones estratégicas sobre las que inciden y siempre en línea con la estrategia corporativa. La decisión acerca de qué estrategia es la más conveniente dependerá, en última instancia, de la situación de fortaleza o debilidad en que se encuentre la empresa y de la complejidad de los mercados en los que se mueve o a los que quiere acceder.

¿Has encontrado interesante este artículo? Si quieres saber mucho más sobre la estrategia de operaciones, no dejes de consultar estos artículos relacionados con ella:

CTA - eBook - Aspectos clave estrategia de operaciones actual

Créditos imagen: Stuart Miles / FreeDigitalPhotos.net

Publicado en Haz crecer tu Supply Chain Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management