TQM y SCM: optimizando la gestión de la cadena de suministro

TQM son las siglas de Total Quality Management, gestión de la calidad total, en español. Gestión de calidad total (TQM) y gestión de la cadena de suministro (SCM) han sido identificados como las dos estrategias más importantes para empresas de fabricación y servicios, independientemente de su tamaño. Podría incluso decirse que, hoy día, la aplicación de sus preceptos se ha convertido en un requisito previo para éxito en el mercado global. Ambas, aunque diferentes, tienen puntos en común y multiplican sus efectos positivos al aplicarse de forma conjunta a la gestión del supply chain.

Pixelated acronym TQM made from cubes, mosaic pattern

Pixelated acronym TQM made from cubes, mosaic pattern

Créditos fotográficos: istock Tim Arbaev

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos, la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre eficiencia de costes logísticos y CdS customer driven

TEXT - TOFU -  Eficiencia Costes logísticos

TQM y SCM. Calidad total y cadena de suministro

La gestión de la cadena de suministro busca mejorar el rendimiento competitivo mediante la integración de las funciones internas de una organización y la vinculación de éstas con las operaciones externas de proveedores, clientes y otros socios de la red de contactos. En su aplicación, los principios de SCM pueden implicar importantes cambios en la estructura tradicional de la organización, que habrán que saber conducirse con acierto. Estos cambios tienen que ver con:

  • La relación con el cliente.
  • La cultura corporativa.
  • La gestión de materiales.
  • Las alianzas estratégicas con proveedores.
  • El uso de tecnologías de la información y la comunicación.

No cabe duda de que, al centrarse en la coordinación y configuración de los procesos se logra una mayor puntualidad, economía de costes y entregas más satisfactorias, en términos generales. Todo ello sin perjuicio de que, para muchos autores, SCM, al contrario de TQM, ostenta una visión bastante verticalizada de la relación entre el comprador y el proveedor, centrándose en el rendimiento de la organización y en su eficacia a la hora de satisfacer los requisitos y exigencias del consumidor.

Por su parte, TQM es un enfoque integrado, de principios y mejores prácticas, cuyo objetivo es optimizar la calidad de una organización y los servicios que ofrece a través de reuniones programadas sobre una base continua, con un claro enfoque en la satisfacción de las necesidades del cliente que, por otra parte, respalda el posicionamiento y la competitividad empresarial.

La TQM parte de un enfoque global del sistema que funciona horizontalmente, impactando en áreas funcionales y departamentos; a la vez que impulsa la participación de todos los empleados, desde los niveles más altos hasta los inferiores, y extendiéndose hacia atrás y hacia adelante, de extremo a extremo de la cadena de suministro.

En la práctica, la aplicación de un sistema TQM ayuda a reducir la varianza de los procesos, lo que tiene un impacto directo en métricas de rendimiento de la cadena de suministro, como el tiempo de ciclo y la fiabilidad de entrega. Entre sus principales ventajas cabría destacar las siguientes:

  • Las prácticas TQM resultan en la reducción del tiempo de puesta a punto.
  • TQM permite una mejor consecución de los plazos fijados.
  • Este sistema garantiza la agilidad de respuesta ante las demandas del mercado.
  • Favorece la sincronización de la cadena de suministro al completo.
  • Es un elemento esencial en la consecución del objetivo de satisfacción del cliente.

No obstante, hay que tener en cuenta que la introducción de prácticas de TQM en una organización es un compromiso a largo plazo ya que el éxito en su implementación y adopción satisfactoria de un sistema de este tipo requiere de planificación, tiempo y esfuerzo; algo que resulta más sencillo si confluyen 6 factores:

1. Implicación de la Alta Dirección con el objetivo de calidad total.

2. Foco en el cliente y su satisfacción.

3. Cualificación y formación.

4. Mejora continua e innovación.

5. Gestión de proveedores.

6. Implicación de la plantilla al completo.

 

Post relacionados:

POST - TOFU - Eficiencia costes logísticos [Duplicate]

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con: