La principal diferencia entre la gestión logística básica y la avanzada es la optimización que garantice la mayor calidad y mejor servicio al cliente, con los menores costes operativos. La elección del transporte intermodal es, junto con la selección de proveedores y de canales de distribución, uno de los momentos más críticos para garantizar ese equilibrio, tan necesario para el futuro de la compañía y su posicionamiento en el mercado.

Para lograr la ventaja competitiva anhelada es necesario plantear un sistema de gestión logística integral que traspase los límites de la simple ejecución logística aplicable a transporte, almacén, distribución y experiencia en mercados locales. Se trata de gestionar:

  •  Materiales y su ciclo de aprovisionamiento: gestionando proveedores, creando alianzas y practicando el control de inventarios.
  •  Procesos, medios y métodos de transformación: elaborando un plan de instalaciones y almacén o centro de distribución que busque la coherencia.
  •  Distribución: gestionando canales, evaluando las opciones de transporte intermodal o sus alternativas y optimizando el uso de almacén.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre exportación

TEXT - TOFU -  Transporte intermodal

Para mantener el flujo de productos constante, la información es un requisito primordial. Es necesario contar con datos precisos, fiables y actualizados que posibiliten una toma de decisiones acertada y a tiempo. Sólo de esta forma se podrán garantizar los dos elementos que configuran la esencia de la gestión logística integral: su velocidad de respuesta y su eficiencia operativa que ahorra costes.

Imagen

 Créditos fotográficos: mescon

 

Los beneficios de la gestión logística integral

El beneficio último de la gestión logística integral es la obtención de ventaja competitiva, algo cada vez más necesario para mantener posición en el entorno de mercado actual. Dinamismo, capacidad de respuesta, agilidad e innovación son más que opciones, requisitos, si las empresas quieren resultar competitivas.

La estrategia aplicable en términos de gestión logística integral, para orientarse al cumplimiento de estas exigencias debe comprender desde el fortalecimiento de la cadena de valor, hasta la elección del transporte intermodal, tratando de dotar de eficiencia a los procesos, optimizándolos, gracias a:

  •  Ahorro de costes.
  •  Mejora de la toma de decisiones
  •  Medición de los tiempos de entrega.
  •  Rotación de inventarios.
  •  Uso eficiente de la información y transferencia de conocimiento.
  •  Visión única y perspectiva global.

Además de todos los beneficios mencionados, cabe destacar que, con el internet de las cosas como tendencia y aplicado a la gestión logística integral, el protagonismo de los datos va en aumento. El transporte intermodal ya permite conocer el punto exacto donde un bien se encuentra, en su camino hacia el cliente desde que salió del almacén. El mañana deparará grandes avances en esta línea, como por ejemplo la posibilidad de conocer la temperatura o humedad a que se somete una mercancía a cada momento durante el proceso de transporte. Mantener la vista puesta en las tendencias de futuro contribuye a posicionar la empresa y a optimizar aún más sus inversiones y procesos.

Post relacionados:

POST - TOFU - Transporte intermodal