Un código de buenas prácticas es un documento escrito que recoge el conjunto de instrumentos, procesos y operaciones que un sector económico o ámbito profesional considera indispensables para regular su actividad y proteger los derechos de los usuarios, clientes y/o consumidores, así como el compromiso de las partes que se adhieren a él y lo suscriben de hacer valer unos principios éticos y profesionales acordes con este fin, procurando aumentar con ello la confianza del cliente y mejorando su grado de satisfacción.

Recientemente, sectores tan estratégicos como la banca han redactado sus propios códigos de buenas prácticas, a instancia de los organismos oficiales encargados de la supervisión de sus actividades, y ante la creciente demanda de transparencia y regulación por parte del público en general. Una tendencia a la que se ha sumado, entre otros, el sector de la logística y el transporte por carretera.

bji02710281

Un código de buenas prácticas en transporte y logística

El pasado mes de octubre ha dejado un buen legado para las perspectivas del sector del transporte y la logística, que desde hace años y desde distintos estamentos y tribunas, viene reclamando un código de buenas prácticas que regule las actividades y las operaciones del sector.

Ha sido el mismo Ministerio de Fomento, a través de su unidad logística, el encargado de redactar un primer borrador que ha sido presentado por el coordinador del proyecto «Estrategia logística» ante el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), un ente corporativo de base privada que se renueva cada 4 años y que agrupa a las 16 compañías de transporte más importantes de España.

Según fuentes oficiales, se abre ahora un periodo de evaluación de este primer borrador durante el cual se recabarán las observaciones y los comentarios de las compañías del sector que permitan mejorarlo y darle su forma final para, posteriormente, ser consensuado y debidamente ratificado.

El código de buenas prácticas para el transporte y la logística se asienta, básicamente, sobre 3 principios:

  • Aportar valor y conocimiento al sector.
  • Tener la flexibilidad suficiente para adaptarse a las necesidades cambiantes del sector.
  • Contar con la aprobación de las compañías que lo suscriban, manteniendo su coherencia y gozando del máximo reconocimiento por parte de las mismas.

Los criterios que lo rigen, siempre según sus responsables, se agruparán bajo 3 consideraciones fundamentales: de tipo ambiental (observando, entre otras, medidas de prevención y protección del medio ambiente), de tipo económico (medidas de protección de la libre competencia, implementación de nuevas tecnologías…) y de tipo social (descripción de la responsabilidad social del sector, detalle de las medidas de protección de riesgos laborales de aplicación general, etc.).

Sin duda, la forma definitiva que tome este código de buenas prácticas afectará directamente al diseño y la ejecución de las operaciones de transporte y logística que se lleven a cabo en España, ya sea con destino nacional o internacional. Y pese a no disponer todavía de los detalles del borrador acabado de presentar ante la CNTC, sí podemos avanzar que algunas de las consideraciones que figuren en él las podemos encontrar ya en herramientas como la guía Claves para el desarrollo de una empresa sostenible, un recurso disponible gratuitamente que ofrece algunas claves para orientar la estrategia empresarial con vistas a obtener una notable reducción de costes, una minimización de riegos y una sensible mejora de la imagen corporativa mediante la adopción de criterios de sostenibilidad ambiental y responsabilidad social.

Post relacionados:

POST - TOFU - Innovación cadena de suministro