¿Utiliza tu empresa la trazabilidad del producto correctamente?

Las nuevas tecnologías han marcado un antes y un después en todos los aspectos de la vida de los consumidores y, como era de esperar, esto ha afectado a la gestión de la Supply Chain. Son muchos los aspectos que se han visto modificados, tanto por las nuevas tecnologías como por las demandas de los consumidores pero, desde luego, un punto que ha marcado un antes y un después es la trazabilidad de los productos.

trazabilidad

Créditos fotográficos: istock Daviles

Se entiende por trazabilidad a saber en todo momento qué es lo que pasa con los productos, es decir, conocer su punto exacto en todo momento. En la sociedad actual, gracias a las nuevas tecnologías, se realizan todo tipo de envíos a todas horas, es por ello que a veces se hace imprescindible conocer el estado del mismo para poder proseguir con otras tareas o, incluso, para saber cuándo se podrá disfrutar de la mercancía que se está enviando.

Para entender correctamente el término trazabilidad de un producto, se tienen que tener en cuenta cuatro cuestiones básicas:

  • Qué se tiene que trazar. Es lo primero que se tiene que tener en cuenta. ¿Qué producto? ¿Cuál es su número o nombre identificativo?
  • Cuándo. En qué momento se va a llevar a cabo la trazabilidad.
  • Los motivos. Conocer el por qué se quiere trazar la posición de un producto.
  • Dónde. Saber exactamente en el lugar que se tiene que trazar la posición del producto.

 

TEXT - BOFU - Master Supply Chain Management

 

¿Qué se entiende por sistema de trazabilidad?

Para saber exactamente dónde se encuentra un producto o un pedido se precisa de un sistema de trazabilidad. Se tiende por ello a un sistema que, de manera automática, indica las coordenadas exactas de aquello que se está intentando localizar a lo largo de toda la cadena de producción. Además de ello, estos sistemas permiten disponer de un histórico para conocer todos los puntos por los que ha pasado el producto en sí. Para que un sistema de trazabilidad esté completo debe componerse de tres subsistemas:

  • Sistema de identificación. Tanto unitario como por embalaje o lote.
  • Sistema para la captura de datos y así ir añadiendo datos extra que nos ayuden con la trazabilidad del producto.
  • Sistema para la gestión de datos. Muy relacionado con lo anterior, ya que esta parte ayuda a procesar los datos que se han ido recogiendo.

El uso de estos sistemas ayudan a mejorar la productividad y la eficiencia de la empresa pero, sobre todo, se adaptan a una de las mayores demandas de los usuarios actuales: la respuesta en tiempo real.

 

La trazabilidad de un producto: una de las últimas demandas de los usuarios

Más allá de que sea provechoso para las empresas implementar algún sistema de trazabilidad como los anteriores, los usuarios de compras online cada vez demandan más saber cómo va su pedido. Es por ello que las empresas que venden sus productos online deben ofrecer el servicio de trazabilidad en todos sus pedidos.

A los usuarios les gusta saber por dónde va su pedido, cuándo llegará, si ha habido alguna incidencia con él, si se ha intentado el envío y si éste ha resultado fallido… como se puede observar, una gran cantidad de información que tan solo con un buen sistema de trazabilidad se puede conseguir.

Lo cierto es que cada vez son más las empresas dan acceso a la situación de los pedidos a sus clientes. Con esto, por una parte se genera más confianza y rompe la, todavía, barrera de desconfianza que existe en las compras online. Por otra parte aporta un valor añadido que ayuda a diferenciarse de la competencia, ya que no todas las empresas ofrecen, por el momento, este servicio.

Su funcionamiento de cara a los usuarios es realmente muy sencillo. Mediante una URL y un código de seguimiento, el comprador podrá ver en todo momento dónde se encuentra su pedido y en la situación que éste se encuentra.

 

POST - TOFU - Dynamic Supply Chain

 

Publicado en Supply Chain y Business Intelligence Etiquetado con: , ,