Uno de los activos más importantes dentro de una empresa logística y de transportes es disponer de una buena flota de vehículos comerciales. Pero, ¿cómo saber si los vehículos comerciales que se tienen son los óptimos?

vehiculos comerciales

Créditos fotográficos: istock Pixelci

En una empresa que se dedica a recibir y entregar mercancías es de vital importancia disponer de un medio de transporte eficaz y que cumpla con su función de realizar los pedidos correctamente. Es por ello, que dada la importancia de poder repartir bien la mercancía y los productos, una empresa logística debe invertir un tiempo extra en determinar qué tipos de vehículos comerciales son los óptimos para su modelo de negocio.

 

¿En qué fijarse en los vehículos comerciales?

A la hora de comprar un vehículo comercial hay que tener en cuenta una serie de aspectos para que éste se adapte a las necesidades de la empresa y sea considerado una inversión rentable.

  • La carga del vehículo. Hay que evaluar el vehículo en base a la carga que tiene. Para ello, hay que tener muy claro qué se quiere cargar en él y hacer una previsión del espacio que se necesitará. De nada vale comprar un vehículo con mucha carga si ésta no se va a llenar ya que, por una parte tendrás espacio sin utilizar, el vehículo consumirá mucho más y la maniobrabilidad del mismo será menor.
  • Facilidad de ampliar el volumen. En ocasiones se cargan productos y/o materiales que exceden del volumen habitual. Para estos casos es importante comprobar si el vehículo puede disponer de un espacio ampliable como, por ejemplo, el que se obtiene al tirar hacia delante los asientos traseros.
  • Mirar el motor. Hay que fijarse en el motor para ver que éste consuma poco.
  • Comodidad. Si el viaje que se hace para repartir los pedidos es largo, hay que procurar que el vehículo sea lo más cómodo posible, sin que esto quiera decir que no sea operativo. Hay que buscar uno que ofrezca comodidad en la conducción y, además, que esta comodidad no perjudique a la operatividad.
  • Tracción. Hay que tener en cuenta que el vehículo irá muchas veces vacío y otras tantas lleno, algo que es importante tener en cuenta a la hora de mirar la tracción. Cuando va vacío necesita un buen agarre del asfalto, algo que se mira con la tracción delantera, mientras que cuando va lleno, la tracción trasera es la que tiene el control.
  • Seguridad. La seguridad es un factor que se debe tener especialmente en cuenta a la hora de escoger una flota de vehículos comerciales. Hay que pensar que el vehículo va a estar muchas horas en carretera, por lo que tiene que dar una serie de seguridades a los conductores. En este aspecto es interesante escoger aquellos que presenten, entre otras características, el sistema predictivo de frenadas de emergencia, el control de estabilidad ESP, la detección de fatiga del conductor y las ecall.
  • Capacidad de adaptación. Las necesidades anteriores son comunes, más o menos, a todos los negocios de transporte pero hay que ver que no todos ellos son igual. Por eso, el vehículo tiene que poder adaptarse al transporte de tus mercancías, por ejemplo, uno con cámara frigorífica para productos congelados, o uno con cámaras de seguridad para productos de más valor y que requieren de un mayor control.

 

POST - TOFU - Lean SC [Duplicate]