Ventajas y desventajas del comercio mayorista

Comercio mayorista es una forma de comercio en que las mercancías se compran y se almacenan en grandes cantidades y se vende en lotes de una cantidad designada, a los revendedores, usuarios o grupos profesionales, pero no a los consumidores finales.

De esta definición pueden destacarse dos aspectos, que influyen en la estructura de los mercados de manera crítica, se trata de los siguientes:

  • El comercio mayorista se basa en una compra: por lo que, en términos generales, no se trata de productores ni fabricantes, sino de terceros, que se ocupan de comercializar sus productos tras comprarlos a un precio muy inferior al de mercado. Ventaja que consiguen al producirse la transacción en condiciones de grandes volúmenes de mercancía. Si bien, hay que destacar que en el caso de las actividades que se encuadran en el sector primario (como la agricultura, la ganadería o la pesca), pueden ser los propios productores quienes hagan la función de mayoristas, vendiendo sus bienes a los distribuidores e intermediarios.

  • El comercio mayorista culmina con una venta: pero, la particularidad de esta modalidad comercial es que la venta no cuenta con el consumidor final como comprador, sino que la entrega se produce a un intermediario. Será este agente el encargado de distribuir el producto a los empresarios de retail quienes, a su vez, lo pondrán a disposición del cliente final.

comercio mayorista

Créditos fotográficos: istock Baloncici

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía sobre el desarrollo de una empresa sostenible

PILL CTA - eBook - Empresa sostenible

Beneficios e inconvenientes del comercio mayorista

El comercio mayorista juega un papel importante en la economía, sin embargo, sus acciones pueden acarrear desventajas. Algunas de las más relevantes son:

  • Encarecimiento de los bienes: su intervención en la cadena de distribución, añade niveles entre el productor y el consumidor final que se traducen en un aumento de los costes, algo que perjudica a los clientes en general.
  • Reducción de los niveles de rentabilidad de la producción: los fabricantes, que conocen que el producto pasará por las manos de este tipo de intermediarios, que cargarán su correspondiente margen, y estando al tanto de los precios de mercado, deben disminuir (en ocasiones, de manera considerable) su porción de beneficio para poder asegurar la competitividad de los productos, único medio para asegurar su continuidad en la cesta de la compra de los usuarios.
  • Minimización del poder de decisión: la posición que ocupan los empresarios encargados de gestionar el comercio mayorista es muy favorable de cara a su intervención en la toma de decisiones a nivel de producción. Toda la capacidad de control que ellos ganan, crece a costa de una pérdida de poder en el lado de los fabricantes que, más a menudo de lo que pudiese pensarse, deben someterse a la presión del comercio mayorista, por encima del cumplimiento de sus propios planes estratégicos.

Sin embargo, la presencia del comercio mayorista es imprescindible para la economía. Este tipo de empresas juegan un papel clave en las cadenas de suministro, ocupando una posición estratégica en los canales de distribución, que se ven favorecidos por su influencia, mediante la que consiguen ganar en madurez y potenciar su capilaridad.

Post relacionados:

CTA - eBook - Sostenibilidad SC

Publicado en Project Management en Supply Chain Etiquetado con:
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management