Versiones de cross-docking apoyadas por la tecnología

Al reducir la dependencia de los buffers de inventario y contribuir a agilizar los pedidos de los clientes, el cross-docking promueve un ritmo de flujo continuo en la cadena de suministro. Aunque como táctica de distribución no es nada nuevo, el uso del cross-docking sigue creciendo, apoyado por el avance en el campo de la tecnología y la influencia del IT en supply chain. Su aplicación a la logística refuerza los beneficios de las iniciativas colaborativas y del enfoque de gestión justo a tiempo (JIT).

iStock_000002931223_Small

Créditos fotográficos: istock

El cross-docking no puede considerarse como una práctica almacenamiento sin más ya que, para que sea eficaz y tenga éxito, es preciso garantizar una estrecha coordinación entre los diferentes componentes de la cadena y asegurar la continuidad en el flujo de información, que requiere de altos niveles de calidad en los intercambios de datos entre los niveles de producción, distribución y clientes.

 

 

Tipos de cross-docking

La transferencia de bienes y materiales desde un vehículo de entrada a un portador de salida, sin que éstos tengan la necesidad de guardarse en el almacén, y ni siquiera de pasar por él, es la definición más simplificada que puede hacerse de cross-docking, sin embargo, en la práctica, esta forma de organizar los flujos logísticos se puede llevar a cabo de diferentes formas. Todas ellas necesitan el soporte de herramientas tecnológicas que hagan posible que se garantice la perfecta coordinación de los flujos de materiales, el cumplimiento de los requisitos de calidad, la comunicación efectiva entre las partes y se ejerza una monitorización continua sobre el proceso.

Existen, por tanto, varias versiones de cross-docking, todas ellas apoyadas por la tecnología, entre las que destacan:

  • Carga de palets completos: esta versión de cross-docking, la menos costosa, implica recibir una carga de entrada, marcada y separada por órdenes salientes. Los pallets se ordenan a su llegada a muelle y se re-enrutan en camiones salientes que tienen diferentes destinos. En esta modalidad es habitual que los palets ni siquiera toquen el suelo, sino que se muevan directamente de un camión a otro.
  • Cross-docking híbrido: en algunos casos, los materiales almacenados en el almacén se mezclan con los materiales recibidos, y estas órdenes paletizadas recién terminadas se encamina entonces a camiones salientes. Del mismo modo, algunos de los productos entrantes pueden ser enviados a centros de almacenamiento en el almacén.
  • Carga de cajas seleccionadas por pedido: en este caso, la mercancía llega a muelle clasificada y marcada por unidades de mantenimiento (SKU). Sin embargo, las mercancías deben estar separadas en función de los diferentes pedidos de cliente, por lo que se requiere que las cargas de los palets se puedan separar. Una vez realizadas estas operaciones, las cajas se re-paletizan y las nuevas cargas se entregan a los vehículos salientes adecuados.
  • Cross-docking oportunista: esta modalidad busca mejorar el servicio al cliente tratando de evitar retrasos y priorizando el cross-docking de productos que llegan tarde, que pueden enviarse directamente o en combinación con otros bienes procedentes del almacén.
  • Consolidación de camiones / ferrocarril: los productos pueden llegar tanto por camión, como por ferrocarril, necesitando una consolidación efectiva con el fin de completar los pedidos del cliente. El margen para la clasificación y combinación suele ser de entre 24 y 48 horas, por lo que es habitual que los bienes sean recogidos por camiones y trasladados a un vagón de ferrocarril en el punto de origen del envío. Después, en el destino del ferrocarril, las mercancías se descargan y se transfieren de nuevo a camiones para su entrega final.
  • Almacenamiento a corto plazo: la mercancía promocional o estacional, o los objetos voluminosos, pueden ser almacenados temporalmente fuera del muelle, en una zona habilitada para ello, hasta justo antes del envío. Y es en ese momento cuando se trasladan a la zona de cross-docking, evitando problemas derivados con las limitaciones de espacio y mejorando la capacidad de maniobra de los trabajadores implicados en la operación.

El cross-docking implica una gran responsabilidad en la gestión, requiere de una coordinación y comunicación perfectamente alineadas, pero puede proporcionar ahorros significativos de inventario y una experiencia mejorada al cliente basada en la agilidad de los procesos.

 

Post relacionados:

 

EOP - CTA BOFU Blended POST

Publicado en Supply Chain y Business Intelligence
CTA - BOFU Normal - LAT - Máster en Supply Chain Management