Actualmente, el 80% de la población de América Latina vive en las ciudades, lo que supone 470 millones de personas concentradas en núcleos rurales. Se calcula que esta población aumente hasta los 133 millones en 2030 y que la tasa de motorización se triplique.