El entorno empresarial actual se caracteriza es por un desarrollo tecnológico más rápido, ciclos de vida de los productos más cortos y una competencia global mucho más intensa. Esta nueva organización del panorama competitivo requiere de la coordinación de actividades empresariales como medio para lograr una ventaja competitiva.