Conseguir una producción ágil en la cual no se pierda ni tiempo, ni mercancías, ni dinero. Este es el objetivo que la totalidad de cadenas de suministro y producción persiguen y que, por desgracia, no siempre se puede conseguir.