La gestión integral de la cadena de suministro se suele entender como la opción más eficiente a la hora de administrar los diferentes componentes el supply chain. Sin embargo, pese a que esta visión única tiene mucho de positivo, existen algunas excepciones en las que conviene más buscar otras alternativas.