La globalización es un hecho que, a día de hoy, no se puede negar. Su aceptación es tal por la sociedad que en muchas ocasiones no nos paramos a pensar qué consecuencias puede tener, sin ir más lejos, en el área de la logística.