El mercado laboral está en constante cambio, con lo que es obvio que las habilidades que se demandan para acceder a puestos directivos dentro de una empresa también lo estén.