A diferencia de las técnicas tradicionales de mercadotecnia, el marketing relacional no se basa en el proceso de ventas en sí mismo, sino que trasciende a un nivel superior, preocupándose por las relaciones humanas detrás de cada intercambio comercial, las personas protagonistas de las transacciones, los sujetos que impulsan las diferentes operaciones del negocio.