El outsourcing comercial amplía el departamento de ventas a un coste reducido, facilita llegar a clientes en otras zonas geográficas y hace posible llevar a cabo un seguimiento mucho más eficaz de los prospectos que pueden convertirse en clientes.