Hoy en día muchas pequeñas y medianas empresas, y sobre todo bastantes autónomos, han dejado las gestorías para realizar ellos mismos todas las actividades relacionadas con la contabilidad de su empresa, y para ello seguro que apuestan por algún programa de facturación.