En una era tan informatizada y en la que las nuevas tecnologías invaden cada una de las acciones diarias, no es de extrañar que el sector logístico y de transporte también se vea afectado.