En los últimos años los volúmenes del Big Data han llegado a niveles incalculables para la gestión analítica de una Supply Chain más exigente. Son muchas las posibilidades que ofrece el big data para predecir, a corto y medio plazo, los riesgos en las operaciones para optimizar la planificación de la cadena de suministro. Pocos supervivientes quedarían entonces en las grandes industrias de no ser por las ingentes plataformas de Business Intelligence que acogen esta metodología de análisis y, por ello, han ido surgiendo una gran cantidad de aplicaciones Big Data.

La nueva revolución industrial vino con la digital con el uso del Big Data, es decir, de la gestión inteligente de datos, para ir cada vez más avanzados en la predicción empresarial. En el último año, en España, su uso ha crecido un 30%, según la consultora informática Synergic Partners.  Aunque, no hay que ir muy lejos para conocer desde cuándo se impulsó más su relevancia. En 2014 fue muy sonado el caso de la multinacional IBM cuando lanzó los servidores Power Systems de código abierto para ayudar a las empresas a aprovechar los beneficios del Big Data gestionando cargas de trabajo cada vez más complejas. Y es que la mejora continuada de los métodos analíticos que se usan para el almacenamiento de datos permite nuevas formas de planificación de la cadena de suministro. Un modo de generar previsiones cada vez más fiables.

 

La importancia del uso del Big Data en una cadena de suministro

El ahorro del tiempo y de esfuerzos equivale a una mayor rentabilidad, como nos enseña el caso de éxito de Zara. El conocer, rápidamente, toda la información que nos llegan de diversas fuentes, plataformas y de diversas operaciones de la Supply Chain, es una estrategia esencial para posicionarnos en una situación de ventaja frente a la competencia y de adelantarnos a los cambios del mercado.

 

TEXT - TOFU - Dynamic Supply Chain

 

En una cadena de suministro de cualquier carácter, lo importante es saber gestionar los datos y las KPI de manera eficiente, ya que muchas empresas manejan tal cantidad de índices claves de desempeño que pueden no saber cómo digerir tanta información.

Como hemos comentado en anteriores posts, hay muchos aspectos medibles en la cadena de suministro, pero requerimos del Big Data para realizar un uso de datos cada vez más inteligente. Nos lleva a reducir errores, por ejemplo, para calcular el ROI (retorno sobre la inversión) o la rotación de stock adecuada sin exceder en gastos.

 

Aplicaciones Big Data en la cadena de suministro

Hay muchos motivos por los que nos es preciso una extracción objetiva de la información que nos permita tomar las decisiones correctas en nuestro negocio. Es una forma de agilizar los movimientos en la cadena de suministro para estar a la altura de la inmediatez que exigen los clientes en la entrega de sus pedidos. Para predecir el comportamiento del cliente, fortalecer la relación de las empresas con sus clientes mediante la mejora de sus ofertas y asegurar una óptima entrega, etc.

En logística, necesitamos aplicaciones para el análisis de datos en la gestión de inventarios, previsión y rutas de los transportes. En los almacenes, para supervisar los niveles de existencias, ya que los datos no estructurados y desordenados pueden proporcionar alertas para saber cuándo se necesita reabestecimiento de mercancías, así como para analizar y recoger datos de los sistemas de puntos de venta, libros de pedido, datos de envío…

El complemento perfecto

Mucha información adicional que antes no se analizaba tanto, ahora está totalmente actualizada e integrada en nuestra estrategia con el software del Big Data, como aquellos datos climáticos que puede tener un efecto inminente en las ventas o en los transportes.

Por otra parte, las herramientas CRM (Customer Relationship Management), como la de Microsoft Dynamics CRM, permite gestionar la relación con los clientes en los procesos de venta y en los puntos de atención al cliente, una oportunidad para mejorar la dinámica del proceso empresarial. Esta herramienta o plataforma se incluye en una tecnología de gestión online que simplifica el trabajo gracias al uso del Big Data como complemento inherente e imprescindible, una condición sine qua non para que el Business Intelligence adquiera sentido entre las tendencias de Supply Chain.

 

POST - TOFU - Dynamic Supply Chain