Aplicaciones de realidad virtual: qué son y cómo se utilizan en supply chain

Gracias a las innovaciones en inteligencia artificial y a la tecnología blockchain, las aplicaciones de realidad virtual pueden conseguir transformar la gestión de la cadena de suministro. La realidad aumentada, que superpone información al mundo real, mejorará la capacidad de seguimiento de los productos, de extremo a extremo de supply chain y, con esta visibilidad, los responsables de la cadena ganarán en control y los grupos de interés en seguridad.

¿Sabías que las aplicaciones de realidad virtual ayudan ya a los conductores de camiones? ¿Te imaginabas que esta tecnología está detrás de una mejora en el rendimiento de los trabajadores del almacén?

 

¿Qué son las aplicaciones de realidad virtual?

Las aplicaciones de realidad virtual son las que permiten crear un entorno tridimensional generado por computadora que puede ser explorado e interactuado por una persona. El individuo que prueba la aplicación pasa a convertirse en parte de este mundo virtual y, durante su inmersión en este entorno puede manipular objetos o realizar una serie de acciones.

 

CTA text - Drones y automatización de almacenes

 

Ikea, por ejemplo, ha creado un catálogo de realidad aumentada que permite a sus clientes visualizar cómo quedarían los productos en sus propios hogares, mientras que DHL está logrando eficiencias mejoradas en su almacén mediante el uso de este tipo de aplicaciones durante el proceso de preparación de pedidos, permitiendo la selección de pedidos con manos libres a un ritmo más rápido y reduciendo la incidencia de errores.

 

¿Cómo se utiliza las aplicaciones de realidad virtual en el día a día de supply chain?

Las aplicaciones de realidad virtual están aumentando la agilidad de la cadena de suministro y, prueba de ello son estos ejemplos:

  • La realidad aumentada se usa en los almacenes para ubicar productos de manera más eficiente y colocarlos en cajas salientes. El uso de aplicaciones de realidad virtual reduce al mínimo la curva de aprendizaje de las incorporaciones en almacén, capacitando a los nuevos operarios a moverse entre los pasillos con soltura y encontrar el producto que están buscando. Además, lo estimulante de la experiencia, que hace que las tareas diarias se asemejen a un videojuego, aumenta la satisfacción de los empleados y su productividad. Está comprobado que los errores de picking pueden reducirse hasta en un 40% gracias a esta tecnología.
  • Mantenimiento. Reparar un problema antes de que suceda es la forma de mantenimiento más rentable. Es lo que se conoce como mantenimiento proactivo y a él ayuda las aplicaciones de realidad virtual. La realidad aumentada facilita la comparación de los datos recogidos por los sensores ubicados en las distintas máquinas y equipos con sus históricos, generando algoritmos que recomiendan acciones de mantenimiento en el momento oportuno.

 

 

  • Robótica colaborativa. Hoy día, el escenario industrial es muy diferente a como era hace unos años. Los robots forman parte de este paisaje y, cada vez son incorporados en mayor medida, para apoyar al trabajo humano. Con algunas aplicaciones de realidad virtual los operarios pueden recurrir a sus gafas de realidad aumentada para ver lo que ve un robot en el almacén. De esta forma, las tareas peligrosas o repetitivas, pueden ser asumidas por los robots, que operarían con guía humana para cargar mejor los artículos y lograr la carga máxima. Al conectar los robots con los sistemas informáticos de la gerencia, los clientes pueden recibir alertas automáticamente si los productos que no están disponibles antes de que el camión salga del almacén.
  • Gestión de compras. El uso de aplicaciones de realidad virtual para identificar y rastrear cada envío desde el fabricante hasta el usuario final es una forma de mejorar la transparencia y ganar visibilidad, que se optimiza al combinarse con blockchain, que registra cada transferencia de propiedad. La realidad aumentada está preparada para aumentar exponencialmente la velocidad a la que los datos se pueden analizar y actuar, impulsando la eficiencia y la seguridad.
  • Última milla. Se trata del tramo que concentra los costes más altos de todo el sistema logístico. Las aplicaciones de realidad virtual aquí los reducen, al ahorrar tiempo a los conductores en su búsqueda de los paquetes para entregar después. En lugar de tener que recordar cómo se cargó su camión esa mañana, la realidad aumentada se usa para identificar, etiquetar, secuenciar y localizar cada caja. Una vez con el paquete en la mano, unas gafas de realidad virtual pueden guiar al repartidor hasta la puerta correcta, incluso en las direcciones más complicadas.

 

¿Has pensado en implementar alguna de estas aplicaciones de realidad virtual en tu cadena de suministro?

 

Créditos fotográficos: kerkez y ZApp2Photo

 

CTA Post- Drones y automatización de almacenes


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario