Cuando se toca el tema de business intelligence en la cadena de suministro, hay que hablar de esa parte del ERP que gestiona los indicadores y análisis de los KPIs.

Desde hace algunos años, afortunadamente, la toma de decisiones ya no se basa solamente en las preferencias humanas y la experiencia. La era de la inteligencia empresarial trae consigo capacidades mejoradas de monitorización, una mayor facilidad para identificar y resolver problemas y, al mismo tiempo, también plantea nuevos desafíos relacionados con el análisis.

Para disfrutar de la ventaja competitiva que entrega business intelligence antes hay que eliminar la brecha entre la planificación y la ejecución. La identificación de problemas potenciales y áreas de mejora es parte de la solución al problema, aunque, no cabe duda de que la definición de Indicadores Clave de Desempeño (KPI) es un proceso complejo y laborioso.

 

El papel de los indicadores en la toma de decisiones que respalda el business intelligence

Los indicadores dan una pista acerca del rendimiento de supply chain, facilitando la detección temprana de problemas y permitiendo mejorar las áreas que lo necesiten. Sin embargo, uno de los primeros desafíos aparece a la hora de determinar estos KPI.

 

TEXT - TOFU - Business Intelligence

 

Lo más recomendable es centrarse en un pequeño número de indicadores, los que realmente son clave y pueden considerarse como fundamentales para la gestión de la cadena de suministro, el servicio al cliente / la satisfacción y la viabilidad comercial.

A la hora de definirlos se puede trabajar de acuerdo con los métodos:

  • SCOR
  • Balanced Scorecard
  • Benchmarking

Apoyarse en ellos es de gran ayuda, puesto que el establecimiento de la jerarquía de los KPI debe abordarse como un problema de decisión multidimensional, a fin de minimizar los errores que podrían cometerse al establecer los objetivos.

Desde el punto de vista del ERP, para elegir los KPI es importante tener una buena comprensión de lo que es importante para la organización. Los indicadores útiles para el área financiera serán bastante diferentes de los KPI asignados a logística, por ejemplo.

Lo que todos tienen en común es su utilidad en términos de business intelligence, para contribuir a:

  • Impulsar el ahorro, mediante la reducción de costes operativos.
  • Mejorar la gestión de los activos y contribuir al crecimiento de los ingresos.
  • Fomentar la sostenibilidad del negocio, permitiendo retener a los clientes más valiosos y atraer a nuevos.
  • Mejorar el retorno de la inversión, algo que es posible cuando aumenta el rendimiento logístico.

La forma de lograr todos estos beneficios pasa por la utilización del software de planificación de recursos empresariales (ERP), que pone la business intelligence al servicio de la toma de decisiones de la cadena de suministro aportando:

  • Análisis completos.
  • Informes con información actualizada.
  • Comparativas.

Uno de los potenciales del ERP, común a las aplicaciones de business intelligence de nueva generación es la visualización. Gráficos, cuadros de mando, tablas, diagramas e informes de inteligencia empresarial permiten desarrollar una buena comprensión de lo que es importante y mantener a los usuarios de negocio informados.

Y, una vez se han consolidado los sistemas de inteligencia empresarial, puede ser un buen momento para pensar en adquirir capacidades analíticas avanzadas o iniciarse en el universo de la inteligencia artificial. ¿Preparado para el futuro?

Cuéntanos en comentarios tu experiencia con el business intelligence y sus aplicaciones en la cadena de suministro.

 

POST - TOFU - Business intelligence


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)