Cómo presentar un proyecto: las claves para triunfar

Aunque hay muchos ponentes que están seguros de su conocimiento sobre el tema que van a exponer, saber cómo presentar un proyecto de manera efectiva es un logro totalmente diferente. Con la actitud correcta y el dominio de algunas mejores prácticas, el resultado puede alcanzar un nivel totalmente diferente.

Cómo presentar un proyecto: mejores prácticas

Quienes saben cómo presentar un proyecto se meten a la audiencia en el bolsillo desde los primeros minutos. Nadie duda de su credibilidad y, además, la audiencia se compromete más fácilmente con la propuesta.

TEXT - TOFU - Gestión proyectos logísticos

No es fácil dominar el arte de la presentación, mucho menos cuando en la iniciativa que se desea exponer hay mucho en juego. Sin embargo, existen algunas mejores prácticas que pueden ayudar a conseguirlo:

  1. Formular un objetivo específico. Es importante decidir de antemano qué resultado se desea lograr y que efecto se quiere causar. Muchas personas olvidan esta parte de la preparación y preparan la información de la manera más obvia. Pero esto no es buena idea ya que, si no se tiene en cuenta a la audiencia, pueden sentirse abrumados o incluso aburridos. Para evitar que suceda conviene preguntarse acerca de qué efecto se desea provocar con la presentación. No es lo mismo buscar un efecto informativo que emocional. A pesar de que el objetivo es a menudo una combinación de ambos, saber cómo presentar un proyecto implica tener la capacidad de identificar los aspectos prioritarios a exponer, resumir los datos más relevantes y ofrecer a los oyentes una introducción fácil al tema.
  2. Empezar la presentación desde el primer contacto con el público. Contrariamente a la noción popular, una presentación no comienza con la primera diapositiva. Para su audiencia, el inicio se produce en el instante en que el orador se planta frente a ellos. Quienes saben cómo presentar un proyecto tienen en cuenta su postura, gestos y expresiones faciales desde este momento en adelante.
  3. Implicarse en la presentación. Entregarse a la tarea de exponer una iniciativa y sus pormenores supone no limitarse a leer o repetir unas ideas clave. Tampoco basta con poner la visualización y la información en las diapositivas. Hay que aclarar, contextualizar y dar ejemplos sobre cada punto. Hace falta observar con atención la reacción de la audiencia para adaptarse a ella y ofrecer valor.
  4. Contar con apoyos. Los que dominan el arte de cómo presentar un proyecto tienen claro que existen algunos datos especialmente relevantes, nombres propios o porcentajes que conviene comunicar literalmente y sin errores. Este tipo de información se puede recoger en fichas individuales, donde se apunte simplemente un número o un concepto. No hace falta anotar más información, ya que siempre es preferible elaborar un discurso más espontáneo que leer. Otra alternativa es incluir estos datos clave en las diapositivas que se muestren, de forma que sea imposible fallar u olvidarse de algo.

Si vas a exponer los detalles de una iniciativa a una audiencia determinada, seguramente, has sido designado para esa misión por ser un experto en el tema. Ahora que sabes cómo presentar un proyecto, solo te falta establecer contacto visual con el público desde el primer momento y, para reforzar tu credibilidad, iniciar tu exposición haciendo un pequeño resumen de tus antecedentes, primeros puntos de contacto con el tema, matices favoritos o incluso premios y calificaciones recibidos. No solo ganarás la confianza de tus interlocutores, sino que lograrás que aumente su interés en el tema.

Créditos fotográficos: gorodenkoff y fizkes

POST - TOFU - Claves gestión proyecto logístico


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario