El Arbitraje Comercial Internacional es el procedimiento de resolución de conflictos y disputas comerciales entre partes de diferentes países y a través de los servicios de árbitros especialmente designados por ellas, a quienes voluntariamente deciden acudir, en lugar de resolver sus cuestiones pendientes a través de los tribunales.

Teniendo en cuenta cómo la globalización ha transformado el mercado, favoreciendo el crecimiento de los negocios internacionales, es posible entender que el número de transacciones de este tipo ha aumentado y adquirido una importancia significativa en las últimas décadas. El problema es que, incluso cuando los contratos donde se plasman los distintos acuerdos están bien planificados, siempre es posible que surjan los desacuerdos.

El Arbitraje Comercial Internacional es una posibilidad de resolución que debe considerarse de antemano, para poder incluirla dentro del contrato comercial, si todas las partes están de acuerdo. Aunque, hay que tener claro que, en relación con este método, no todo son ventajas.

 

Créditos fotográficos: Popartic

Ventajas e inconvenientes del Arbitraje Comercial Internacional

Las principales formas de resolución de disputas comerciales son:

  • Negociación.
  • Arbitraje Comercial Internacional.
  • Conciliación.
  • Mediación.

Cada método de resolución de disputas tiene sus propias características y ventajas y, en el caso del Arbitraje Comercial Internacional, los beneficios son evidentes. De hecho, la popularidad de esta opción como método para resolver este tipo de conflictos ha aumentado considerablemente en las últimas décadas.

 

TEXT - TOFU - Estrategia de Operaciones

 

El arbitraje es un proceso privado consensuado, en el cual las partes remiten sus disputas a una tercera persona, un árbitro independiente, que ha sido seleccionado para tomar una decisión basada en la evidencia y los argumentos presentados por las partes. Pero, ¿por qué escoger este método en lugar de acudir a un Tribunal?

  • La neutralidad de los árbitros o las instituciones de arbitraje internacional: las partes que eligen este procedimiento para resolver sus diferencias, pueden designar a un árbitro de otro país o solicitar a una institución arbitral internacional que se ocupe de ello. De esta forma adquieren neutralidad en la elección de la ley, el lugar, el procedimiento y el tribunal, evitando la parcialidad o falta de recursos que podría aquejar a los tribunales nacionales.
  • La aplicabilidad de los laudos arbitrales en países extranjeros: el laudo final de un tribunal arbitral es una decisión vinculante, no una mera recomendación. Por lo tanto, se trata de una decisión directamente ejecutable, tanto a nivel nacional como internacional.
  • La flexibilidad en el proceso de arbitraje: no hay reglas estándar que sea obligatorio seguir y, por eso, el Arbitraje Comercial Internacional brinda a las partes una gran libertad tanto para acordar los plazos, como para seleccionar a un encargado de la toma de decisiones o fijar las normas que mejor se adapten a las circunstancias particulares de su disputa única
  • La confidencialidad de los procedimientos de arbitraje: esencialmente, se trata de un proceso privado, en el que la prensa y el público no tienen derecho a estar presentes, a diferencia de los procedimientos en los tribunales nacionales

A menudo, estas cuatro características se consideran como el lado más ventajosas del Arbitraje Comercial Internacional. Pero ello no implica que no existan los inconvenientes asociados a este procedimiento de resolución de conflictos, entre los que cabe destacar dos:

  • El coste de este método: las partes deben pagar las tarifas y los gastos de los árbitros y, en algunos casos, puede ser necesario pagar los honorarios y gastos administrativos de una institución arbitral. También pueden existir otros gastos asociados, como los relacionados con el alquiler de salas para reuniones y audiencias.
  • La lentitud del procedimiento: pese a lo que pudiera pensarse, a veces es más rápido que un Tribunal dicte sentencia. En el Arbitraje Comercial Internacional puede ser difícil programar las fechas de las audiencias y, aún más importante a tener en cuenta es la necesidad de acordar la mayoría de los pasos del procedimiento, que provoca que el ritmo disminuya aún más.

 

El Arbitraje Comercial Internacional puede no ser la vía ideal para resolver este tipo de conflictos, pero, si se compara con otras alternativas, sí que podría afirmarse que se trata de la opción menos ineficaz.

 

POST - TOFU - Estrategia de operaciones