En la planificación de la cadena de suministros la figura del jefe de almacén resulta clave para conseguir un incremento de la calidad y de la eficacia del sistema. La elección de un buen jefe de almacén es un factor determinante ya que tiene un papel fundamental en la gestión logística.

¿Cuáles son las funciones de un almacén?

El almacén es un elemento que en los últimos tiempos ha cobrado mucha importancia en el desarrollo industrial actual y en la cadena de suministro en particular. El jefe de almacén será responsable del correcto funcionamiento de todas las actividades que se desarrollan en él, la gestión del almacén y también de la optimización del espacio. Una buena labor llevará a la empresa a unos resultados óptimos con el consiguiente aumento de la calidad del servicio y de la satisfacción del cliente.

 

¿Quieres formarte en Gestión de Proyectos? Haz click aquí para consultar información del Máster en Project Management de EAE Business School

 

¿Qué es lo que hace un encargado de almacén?

Sin lugar a dudas, dentro de una empresa una de las figuras que más relevancia ha ido obteniendo a lo largo del tiempo es la figura del jefe de almacén. Ésta, ha cambiado mucho en los últimos años. Atrás quedó la época en la que el jefe de los almacenes se encargaba únicamente de controlar el stock que había. Esto ha ido variando en pro de esta figura que ha ido tomando más relevancia y obteniendo más responsabilidades para que el almacén sea un punto estratégico dentro de la empresa.

El encargado del almacén ahora tiene que ser un líder, teniendo en cuenta que está en su mano conseguir los objetivos previstos de manera eficaz y productiva. Otra de las premisas que tiene que cumplir todo buen jefe de almacén es ser un buen gestor, para ello debe contar con los conocimientos técnicos necesarios para optimizar los recursos.

Además, la persona que desempeñe las funciones de jefe de almacén tiene necesariamente que ser buen comunicador y negociador para tratar con los trabajadores y con terceros que intervengan en el proceso.

Para hacer valer la estrategia logística de la empresa tiene que conocer diferentes técnicas y métodos de gestión del almacén para poner en práctica aquellas que generen un mayor control de stocks y una mejora del servicio al cliente.

Si estás interesado en estema, también te recomendamos la descarga, de forma gratuita, de nuestra guía sobre sectores de producción industrial

jefe de almacén 2

TEXT - TOFU - Profesionales más buscados

Funciones del jefe de almacén

Las tareas de un jefe de almacén son muchas y muy variadas. Entre sus principales funciones se encuentran:

  •  La dirección de las operaciones de entrada y salida de la mercancía. Lo que incluye la elección y posterior supervisión de los procedimientos de manipulación de la mercancía en su recepción y en su expedición; el control de la preparación de los pedidos y su posterior carga en los vehículos de transporte; además de un control de la calidad de los productos recibidos.
  •  El control de la circulación de los vehículos que transporten la mercancía de manera que ésta resulte rentable y que cumpla con los criterios de seguridad.
  •  La verificación del cumplimiento de las órdenes de pedido, asegurándose de que los procedimientos planeados se cumplan en el tiempo, con la calidad y la seguridad previstas.
  •  El control sobre el mantenimiento del almacén para evitar errores y agilizar los procesos de recepción de las mercancías y preparación de los pedidos.
  •  Decidir sobre los recursos que se deben emplear, ya sean medios materiales o humanos.
  •  Decide sobre los procedimientos de control de inventario y supervisa su cumplimiento. Además, tiene que controlar los stocks y las condiciones en las que éste se almacena. Decidiendo también la ubicación de la mercancía en el almacén, teniendo en cuenta las características de la misma y las manipulaciones que vaya a sufrir.
  •  Gestionar el almacén en su sentido más amplio, eligiendo las políticas más rentables y de acuerdo con la estrategia de la empresa.

Para que el jefe de almacén pueda llevar a cabo todas estas tareas debe, necesariamente, apoyarse en un buen sistema informático que le permita disponer de toda la información para tomar las decisiones adecuadas. También debe estar al tanto de la normativa de seguridad y salud laboral que tendrá que tener en cuenta en la gestión de casi todos los aspectos que son de su competencia.

 

El jefe de almacén, un aliado estratégico para el negocio

Además de todo lo anteriormente mencionado, esta figura dentro de la empresa puede convertirse en un aliado estratégico para mejorar el funcionamiento de la misma. Dada las múltiples funciones que estos trabajadores tienen, no es de extrañar que puedan aportar un plus extra para el mejor funcionamiento de la empresa. Es por ello que se debe trabajar codo con codo con otros mandos intermedios y superiores de las organizaciones en establecer una estrategia futura y ver cómo llegar a implantarla dentro de la empresa. En estos casos se contempla, sobre todo, el estar al tanto de las últimas tecnologías en almacenes para hacer que la empresa las implemente cuanto antes y pueda beneficiarse de los múltiples puntos positivos que pueden llegar a aportar.

De esta manera se consigue que el jefe almacén esté involucrado en la toma de decisiones y pueda formar una sinergia positiva con otros departamentos en pro de un mejor crecimiento empresarial. Y es que, el almacén puede llegar a ser en muchas empresas el corazón de la misma, por lo que debe bombear correctamente para que el resto de departamentos puedan funcionar sin interrupciones.

POST - TOFU - Profesionales más buscados


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)