Mayor control, aumento de la seguridad, disminución del riesgo, una gestión más eficiente del inventario, un servicio al cliente mejorado y más completo y una visibilidad sin precedentes son motivos para apostar por las etiquetas digitales. Las cadenas de suministro del sector de la alimentación y las industrias farmacéutica y del retail se llenan de pequeños adhesivos inteligentes cargados de sensores que reciben y emiten datos de forma continua. ¿Conoces todas las posibilidades de las etiquetas digitales?

Etiquetas digitales en el sector minorista

Las etiquetas digitales son una de las tecnologías más populares para la industria minorista, al permitir a los negocios aprovechar mayores eficiencias e impulsar su rentabilidad. Equipadas con un chip o una antena para la identificación por radiofrecuencia (RFID), que se encuentra debajo de las propias etiquetas digitales, facilitan el acceso a una cantidad significativa de información sobre el producto, además:

 

TEXT - TOFU - e-Commerce y la nueva cds

 

  • Las etiquetas digitales ofrecen más datos que cualquier etiqueta que simplemente contenga un código de barras o datos impresos.
  • Las etiquetas digitales pueden personalizarse a la medida de las necesidades de cada negocio.
  • También conocidas como Smart labels, en su diseño no se descartan los códigos de barras tradicionales, que pueden aparecer, coexistiendo con novedades como la presencia de bandas magnéticas para aplicaciones de tarjetas de crédito.

 

Los beneficios empresariales de incorporar etiquetas digitales a los productos son muy numerosos, aunque cabe destacar dos áreas clave, para las que las ventajas son todavía más significativas. Se trata de la logística y el transporte, donde el conocimiento que este nuevo etiquetado permite ganar hace posible aumentar la productividad, la exactitud en la entrega, mejorar resultados y, como consecuencia de todo ello, lograr ofrecer una imagen más fiable y profesional.

 

La precisión de este tipo de etiquetas digitales, su legibilidad y la completitud de la información que proporcionan las posicionan por delante de las etiquetas de código de barras que no pueden equipararse a los logros de las Smart Labels:

 

  1.   Ayuda a contrarrestar y reducir el robo.
  2.   Disminución de los intentos de falsificación relacionados con cualquier tipo de productos.
  3.   Mejora del seguimiento de los productos que incide de forma muy beneficiosa en la gestión de inventario.
  4.  Reducciones significativas en los costos de mano de obra y capacitación, así como ahorro de tiempo que generan mayor rentabilidad, por ejemplo, al no tener que confiar en un escáner de mano para registrar información sobre palets o productos.

 

Gigantes minoristas como Wal-Mart ya están procediendo a la migración de códigos de barras a estas etiquetas inteligentes y aplicaciones RFID.

 

Etiquetas digitales inteligentes en el sector de la alimentación

Las etiquetas digitales suponen un cambio a mejor en el sector de la alimentación, en especial, en lo que respecta a la gestión de productos que necesitan almacenarse y transportarse en condiciones de temperatura o humedad especiales.

La etiqueta inteligente es una solución de bajo costo para monitorizar ambientes de temperatura en paquetes individuales, cartones y palets que se almacenan y transportan en la cadena de frío.

La forma de trabajar con estas nuevas etiquetas digitales es sencilla:

 

  1. Sustituir el código de barras por una Smart label en los productos que deben mantenerse en unas condiciones específicas, por ejemplo, para no romper la cadena del frío.

 

  1.  Monitorizar si se registran cambios en los marcadores de la etiqueta inteligente, que cambian de manera irreversible cuando se ha producido un exceso de temperatura. Esto sucede por el uso de pequeñas cantidades de tinta en su diseño, que se activan con los cambios en la temperatura del entorno, y que borran ciertos marcadores en la etiqueta, que no pueden volver a recuperarse al enfriar de nuevo el producto.

 

  1.  Auditar y actuar de inmediato, para reducir el daño al producto y preservar su calidad.

 

El uso de esta tecnología reduce el desperdicio y, al mismo tiempo, contribuye a entregar al cliente un mejor servicio. Además, se trata de un recurso personalizable, en función de los requisitos de temperatura del producto, que van desde los 30 grados bajo cero, a los 25 grados positivos.

 

Entre las ventajas de optar por este nuevo sistema de etiquetado en la industria de la alimentación, se encuentran:

  • Las etiquetas inteligentes tienen un coste muy reducido, por lo que no es necesaria una gran inversión.
  • Las etiquetas digitales también tienen la capacidad de rastrear el daño acumulado de la temperatura a los productos, a diferencia de los monitores de temperatura, que toman solamente lecturas de la medida en un momento determinado.
  • La etiqueta inteligente asegura a los consumidores que el producto ha sido gestionado adecuadamente durante el transporte y el almacenamiento en la cadena de frío y que es seguro para el consumo.
  • Ayudan a mejorar la rendición de cuentas de los proveedores logísticos de la cadena de frío.
  • Extienden la vida útil de los productos de consumo.

 

La industria farmacéutica tras la llegada de las etiquetas smart

Las etiquetas digitales inteligentes para productos farmacéuticos y médicos ya están racionalizando la cadena de frío, haciendo posible la localización y rastreo, proporcionando datos de envío en tiempo real y permitiendo una comunicación más completa de la marca al consumidor.

 

En pocos centímetros cuadrados se condensa una cantidad de información que hace posible:

  • Preservar los productos en todo su recorrido hasta llegar a las manos del cliente final.
  • Asegurar que reúnen las condiciones de calidad suficientes.
  • Garantizar que han sido manipulados de forma adecuada en todo momento y que son confiables.
  • Evitar robos y falsificaciones.
  • Prevenir la venta en mercados ilegales de los productos de la marca.

 

Este sector se caracteriza por su potencial innovador y, por eso, además de las etiquetas digitales, ya se están empezando a comercializar productos en envases inteligentes, que, van más allá de la generación de conocimiento para la marca y permiten involucrarse de forma directa con los consumidores y proveedores de asistencia sanitaria a través de NFC y tecnologías RFID avanzadas.

Mejores resultados, mejora del cumplimiento, aumento de la eficiencia, mayor productividad, mejora de la imagen de marca y minimización del riesgo son algunas de las razones para apostar por las etiquetas digitales.

 

POST - TOFU - eCommerce