The Internet of Things, el IoT o, lo que es lo mismo, la interconexión digital de las cosas, nos permite hoy en día estar al tanto de aspectos cotidianos en cada momento. Aplicado a la cadena de suministro, nos actualiza a tiempo real en lo referente a cuestiones como la paquetería, la ubicación exacta de los envíos, los artículos que se encuentran fuera de stock, la supervisión de máquinas o muchos otros elementos.

El término Internet of Things se ha popularizado mucho en los últimos años por el modo en que ha transformado el comercio y todo su entorno.

Hoy en día, más de 50.000 millones de dispositivos conectados en todo el mundo (desde smartphones, frigoríficos, televisores hasta casas y todo tipo de sensores) tienen la capacidad de intercomunicarse e, incluso, tomar decisiones automatizadas sin la intervención del ser humano.

Por lo tanto, dispositivos, software y todo tipo de sistemas avanzados han puesto en auge la inmediatez y la máxima transparencia comunicativa en la cadena de suministro, desembocando todo ello en la optimización de los procesos involucrados. Pero este avance tecnológico no hace más que elevar la exigencia de los clientes y de las empresas que continuamente desafían a sus competidores, por lo tanto, debemos estar al día en todas las novedades y tendencias al respecto.

 

TEXT - TOFU - Business Intelligence

 

Como comentamos, el Internet of Things es una estrategia fundamental del Business Intelligence, una ventana a un mundo de posibilidades donde las empresas obtienen mayor eficiencia en sus operaciones. Los ordenadores y aparatos tecnológicos alcanzan una mayor autonomía, ya que esa interconexión digital de la que hablamos monitoriza y recopila una gran cantidad de datos. De esta forma, los profesionales de Supply Chain solo tienen que supervisar lo que es más prioritario.

¿Cómo gestionamos toda esa recopilación de datos?

 

Los sistemas ERP para el Internet of Things

Internet of Things 2

El conjunto de aplicaciones del Business Intelligence tiene como objetivo sacar el máximo provecho de su carácter predictivo para obtener una ventaja competitiva real. Para ello, el Internet of Things tiene mucho que decir. Sin embargo, en grandes operaciones comerciales como en la Supply Chain, el IoT no tendría sentido sin los sistemas ERP de última generación que gestionen todos los datos recopilados para asimilar toda esa información y convertirla en un valor añadido.

El objetivo es, por tanto, integrar todos los datos de los dispositivos y sensores con los procesos de negocio para, por una parte, mejorar y rediseñar dichos procesos, y, por otra parte, ofrecer información de valor a los clientes (externos e internos) para ajustarse mejor a sus necesidades.

 

Tendencias del Internet of Things en la cadena de suministro

Con todo lo expuesto, debemos destacar que las últimas tendencias en la cadena de suministro respecto al Internet of Things pasa por centrarse en el desarrollo y la optimización de los siguientes aspectos:

  • El packaging inteligente para conocer el estado del pedido en cada fase, enviando información a tiempo real a través de diferentes sensores: De esta forma, podremos ofrecer una respuesta inmediata gracias a la geolocalización, los sensores de movimiento y golpes o a los testigos de humedad. Este último para determinar el nivel de humedad que presenta la mercancía en cada momento, por ejemplo en caso de transportes largos.
  • Convergencia del mundo digital con el mundo físico en la cadena de suministro:  Según la vicepresidente de investigación de Gartner, Noha Tohamy, uno de los aspectos en los que se deben centrar los directivos de la cadena de suministro consiste en crear un fuerte liderazgo tecnológico para permitir la convergencia del mundo digital con el físico. Es decir, los nuevos desafíos y oportunidades del Internet de las Cosas deben suponer un papel clave en la definición global de la estrategia de negocio, en vez de ser algo que la dificulte.
  • Desarrollar nuevas soluciones para mejorar la satisfacción de los clientes: Según Tohaymy, basándonos en la información que nos brindan los diversos dispositivos y sensores colocados en la maquinaria o productos de prueba, podremos conocer qué uso le dan los clientes o dónde falla la funcionalidad de dichos productos para desarrollar otros mejores por el equipo I+D.

No obstante, según la predicción de diversos analistas, no será hasta 2020 hasta que el Internet of Things comience a estar asentado y mucho más normalizado en todas las empresas. Por lo tanto, aún nos encontramos en plena expansión. Y tú, ¿qué opinión tienes sobre el Internet of Things? 

 

POST - TOFU - Business intelligence


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)